Sábado, 3 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Ancestral práctica de elaboración de adobes es replicada por escolares en Chan Chan

Publicado el 26/11/16

Trujillo, nov. 26. La elaboración simbólica de adobes forma parte de las acciones de sensibilización que promueve el Proyecto Especial Complejo Arqueológico Chan Chan, en la región Lambayeque, a través de la Unidad de Promoción y Participación Ciudadana, y es replicada por escolares de la jurisdicción.

Esta actividad que se realiza dentro de la celebración de los 30 años de la inscripción de dicho monumento en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, involucra a escolares de primaria de la Institución Educativa Milenario Chan Chan del distrito de Huanchaco, pero continuará con otros colegios del entorno.

“La elaboración de adobes es una práctica simbólica, didáctica y divertida que involucra a los escolares en la valoración, conservación y preservación del bien patrimonial; además los vincula con una actividad ancestral”, manifestó María Elena Córdova Burga, directora del Proyecto Especial Complejo Arqueológico Chan Chan.

De esta manera se promueve la participación activa de la población en edad escolar que vive en la zona aledaña al monumento ubicado en el distrito de Huanchaco, provincia liberteña de Trujillo, para fortalecer el vínculo de identidad y compromiso de los alumnos con su patrimonio arqueológicos, y valorar el esfuerzo que demanda la conservación del mismo.
“Es muy interesante que el Ministerio de Cultura esté promoviendo este tipo de actividad con los niños porque desarrollan la identidad, la participación y sobretodo desarrollan valores de conservación de su propio patrimonio. Ellos están emocionadísimos, están aprendiendo cómo se trabajaba anteriormente y valorando el trabajo”, sostuvo Isabel Florián, directora de la institución educativa Milenario Chan Chan de Huanchaco.
Previo a la elaboración de adobes, los escolares visitaron el Museo de Sitio de Chan Chan, y el arqueólogo Luis Sánchez del Proyecto de Investigación de Huaca Toledo, explicó de manera sencilla y clara la importancia y el valor de las piezas que se muestran en este lugar que representa la memoria de los pueblos.
Luego visitaron la Huaca Toledo, edificio escalonado de más de veinte metros de altura y noventa metros por lado, construido con un sistema diferente al de otros sitios ceremoniales de la costa norte de nuestro país. En este espacio se explicó los avances de la investigación.
“Yo antes no conocía esto y me parece muy bonito porque estoy aprendiendo a hacer un poco de lo que nos dejaron nuestros antepasados”, sostuvo Elisabeth Sánches Paredes, alumna del colegio Milenario Chan Chan.
El programa de sensibilización denominado Ciudadanos de Chan Chan considera charlas informativas en las instituciones educativas del entorno, visitas al complejo arqueológico Chan Chan que incluyen además el recorrido por los conjuntos amurallados que se encuentran en proceso de conservación, y elaboración de adobes. 
Esta última actividad se ejecuta de manera simbólica con la finalidad que los escolares valoren los conocimientos de las tecnologías empleadas por los Chimúes en la edificación de Chan Chan, y el esfuerzo que hacen los centenares de trabajadores en pro de la conservación de nuestro legado cultural.