Viernes, 9 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

MARIO FLORIAN

Publicado el 03/10/16

Mario Florián nació en Contumaza, Cajamarca, el 5 de octubre de 1917. Estudió la primaria en un colegio rural y la media en Cajamarca y Trujillo, y sus estudios universitarios los realizó en la Universidad de San Marcos, obteniendo el grado de doctor en historia. En la universidad formó parte de un grupo de poetas revolucionarios llamado Poetas del Pueblo, dedicados a realizar poesía de corte social. Debido a su lucha contra el gamonalismo oligárquico de provincia, se le persiguió y se le quitó su puesto de trabajo.

Sus primeras creaciones poéticas fueron escritas al modo de un harawiq inkaiko, siguiendo la tradición literaria de los amautas de la cultura andina.

El amor, la naturaleza, el dolor indígena, la lucha contra la oligarquía, el abuso de los terrateniente, la autoctonía y la nacionalidad son temas constantes que hayamos presente en sus obras.

Los galardones obtenidos por su obra son: primer premio de poesía, en los juegos florales convocados por la Universidad de San Marcos (1940); premio nacional de poesía (1944); premio nacional de narración (1957); premio de poesía en los juegos florales magisteriales (1960); y premio nacional de cultura (1975-1976), en el campo literario, junto con Luis Alberto Sánchez y Emilio A. Wesphalen.

“El poeta más destacado de esta época en que se desarrolla el nativismo poético es, sin duda, Mario Florián (Cajamarca, 1917); en su poesía fluye límpidamente la ternura campesina, remansada en la descripción de la naturaleza: la tierra, el agua, el cielo, los animales y las plantas; aguda en el canto y la queja de amor, encrespada y áspera en la protesta social, la poesía de Mario Florián asombra por su concisión, por su manera diáfana y simple de transmitir sensaciones y emociones profundas, cargadas de una densa, de una viva humanidad y fascina también por su fresca musicalidad…”, manifiesta Washington Delgado.

Las principales producciones de Mario Florián son: Tono de Fauna(1941), Urpi (1945), El Juglar andinista (1951), Abel Fabulador (1957). El eximio poeta dejó de existir hace pocos años, pero nos deja una obra imperecedera.

KATACHA MADRE

Se hicieron tus ojos
para dolor mirar, katacha madre,
tus manos para dolor tallar,
tu vida, tú, para el sufrir solamente…

Yo te digo,
y te dice, también, Dios:
¡Para qué traes tu hijo
al mundo, para qué…?
Ni un puñado de tierra,
ni una burbuja de agua,
han de ser de él,
mañana, porque
la tierra y el agua tienen dueño…

Tendrá tu hijo el alba, cada día,
la luz, el sol, la noche, las estrellas,
el llanto humano, la risa del paisaje,
pero éstos, !ay!, pero éstos
no le darán un pan para su hambre…

Y tú contestas:
La leche de mi pecho le durará
hasta cuando, ya viejo, ponga
sus pies en el lecho de rosas de la muerte,
beberá mi sangre en lugar de agua,
y, en el montón de tierra de mis huesos,
cosechará el maíz y la cebada…
Y llorará tú y preguntas
a Dios: ¡Por qué la tierra
y el agua no son de todos
los hombres
como
el cielo azul, el sol, la noche, el panorama…?

Y Dios musita triste:
-!No sé por qué, Katacha…!
Mario Florián



  • julisa sansuy
    viva mario florian