Domingo, 11 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Doscientos distritos del país se beneficiarán con programa “Barrio Seguro”

Publicado el 31/10/16

Lima, oct. 31. El programa “Barrio Seguro”, que implica una intervención multisectorial de seguridad, educación, salud e incluso resocialización de menores infractores en una zona determinada, será implementado en 200 distritos del Perú, reveló el ministro del Interior, Carlos Basombrío. 

En declaraciones a la agencia Andina, Basombrío dijo que el Ministerio del Interior (Mininter) gestiona un crédito de 60 millones de dólares con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para implementar dicho programa en los 200 lugares que serán seleccionados de acuerdo a su grado de incidencia delictiva.
“Esto se realizaría paulatinamente. Además, un crédito con el BID también demora. Todo en el sector público demora”, aseveró.
Señaló que el Mininter ya lanzó el programa Barrio Seguro en los distritos de La Esperanza, Florencia de Mora y El Porvenir, los más afectados por el accionar de la delincuencia y el crimen organizado en la provincia de Trujillo, en La Libertad.
A estos distritos se suman otros dos, que son en Barranca y Chincha, en el norte y sur chico, respectivamente, donde la extorsión y el sicariato golpea con fuerza.
Voceros de este portafolio explicaron que el objetivo de este programa es disminuir los índices de criminalidad e inseguridad, incrementar la confianza de la población en la policía y reducir los factores de riesgo que desencadenan la delincuencia.
Justamente, para enfrentar esta problemática, Barrio Seguro incorpora estrategias distintas a las tradicionales. A corto plazo se implementará el patrullaje integrado, la policía comunitaria y operativos de inteligencia.
Complementariamente, diversos sectores del Estado participarán con sus distintos programas para afrontar factores de riesgo que hacen que una ciudad pueda convertirse en violenta, como el mal uso del tiempo libre por parte de los jóvenes, el desempleo, la violencia doméstica, el consumo de alcohol y drogas, y la falta de planificación urbana, entre otros.
El enfoque del proyecto respecto a la seguridad ciudadana apunta a la participación ciudadana, cohesión social y derechos humanos, y solidaridad para alcanzar un clima de paz y tranquilidad en los barrios en los que se interviene.