Viernes, 2 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

USMP presenta investigación: la violencia contra las mujeres en las universidades peruanas

Publicado el 19/09/16

La Violencia contra las Mujeres (VcM) es un problema grave a nivel mundial. Es uno de los tipos de violencia más frecuente y representa una violación de los derechos de las mujeres. En el Perú, 7 de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de violencia por parte de su pareja o expareja (INEI, 2015).

Los estudios nacionales e internacionales se han centrado principalmente en la violencia experimentada por mujeres adultas en sus relaciones de pareja; dándole menor atención a las adolescentes y jóvenes que sufren de la misma situación a diario. Las universidades peruanas concentran un porcentaje significativo de jóvenes quienes comparten durante muchos años vínculos sociales y afectivos.

De esta manera el Instituto de Investigación de la Facultad de Ciencias Administrativas y Recursos Humanos de la Universidad de San Martín de Porres USMP, con el auspicio del Programa Regional Combatir la Violencia contra las Mujeres en Latinoamérica (ComVoMujer) de la Cooperación Alemana GIZ, presentan la investigación: “La violencia contra las mujeres en las universidades peruanas: prevalencia e impacto en la productividad académica en las Facultades de Ciencias Empresariales e Ingeniería”.

Esta investigación se basó en una encuesta a 6,964 estudiantes de ambos sexos (3,508 mujeres y 3,456 hombres), con rango de edades de 18 a 25 años, que tienen o tuvieron una relación de pareja de 34 universidades del Perú (22 públicas y 12 privadas).

La investigación reveló que el 66% de las/los estudiantes tuvo alguna experiencia de violencia. El 65% de universitarias ha sido agredida por su pareja o expareja, al menos una vez en su relación. En el caso de los estudiantes universitarios, el 67.1% ha agredido a su pareja o expareja al menos una vez en su relación. Las agresiones de mayor prevalencia fueron la humillación (58.5%), la violencia verbal (31.9%) y la violencia física leve (26.9%).

Solo en el último año, el 48.8% de las/os estudiantes universitarios/as participaron en episodios de VcM. Al mismo tiempo, el 50% de universitarios han agredido a sus parejas y el 47.8% de universitarias han sido agredidas por sus parejas.

IMPACTO DE LA VCM

La VcM influyó en la productividad académica, ausentismo y presentismo. El ausentismo de las estudiantes agredidas por sus parejas es entre 13.2% y 21.7% más elevado que el ausentismo de las estudiantes nunca agredidas. En el caso de los agresores, el ausentismo es aún mayor, con porcentajes entre 20.8% y 42.4% más elevados que los estudiantes no agresores. La llegada tardía de estudiantes agredidas y agresores es entre 6.1% y 12.1% más alta en comparación con las/os estudiantes libres de violencia.

En el caso del presentismo, los/as estudiantes involucrados/as en situaciones de VcM, suelen experimentar más dificultades para concentrarse (entre 8.3% y 12.9%), estudian más lento de lo usual (entre 10.3% y 12.7%), están cansados/as más de lo usual (entre 3.3% y 9.1%) y tienen preocupaciones personales o ajenas al estudio (entre 17.3% y 27.4%), en comparación con los/as estudiantes que no han sufrido violencia.

Otros dato importante es el rendimiento de las estudiantes agredidas y los estudiantes agresores. Este grupo de estudiantes presentaron más errores en sus exámenes y trabajos académicos (entre 11% y 20%) y menor rendimiento (entre 14.2% y 18.7%). Además, en estos grupos, su cohesión social se ve disminuida por la mayor cantidad de conflictos y regaños de sus colegas (entre 20.2% y 42.6%) y profesores/as (entre 23.8% y 29.2%). Finalmente, los deseos de deserción son mucho más altos en los grupos de agredidas y agresores (entre 33.6% y 57.1%).

Los estudiantes que han participado en actos de VcM, agresores o víctimas, presentan un menor progreso en su desempeño académico entre semestres, incluso si las relaciones violentas han ocurrido antes del último año, en comparación a los/as estudiantes libres de violencia. Además, esta problemática ocasiona 10.2 días de ausentismo al año, así como 10.1 días de presentismo por distracción y agotamiento.

Evidentemente, la violencia contra las mujeres impacta a corto y mediano plazo en los niveles de ausentismo, presentismo y desempeño académico de las/los estudiantes. Incrementando la cantidad de cursos reprobados y la intención de deserción académica. Los/as estudiantes que participaron en situaciones de VcM, sea como agredidas o como agresores, reportaron más cursos reprobados y más intenciones de deserción que aquellos/as estudiantes libres de violencia.

PREVENCIÓN E INTERVENCIÓN

Es imperativo incluir en las políticas y estrategias para erradicar la violencia contra las mujeres, la prevención/intervención en el contexto universitario; involucrando en las iniciativas y programas nacionales de prevención a instituciones vinculadas a la educación superior. Se requiere que las universidades implementen estrategias institucionales que brinden un marco formal a las iniciativas de prevención e intervención de la violencia contra las mujeres en el ámbito universitario.

Es necesario desarrollar una prevención proactiva a través de iniciativas concretas y articuladas a las acciones de la tutoría y responsabilidad social universitaria. Asimismo, se requiere integrar el enfoque de género a la formación profesional a través de la inclusión de nuevos contenidos en los planes curriculares que aseguren el desarrollo de competencias equitativas y libres de violencia en sus profesionales. Finalmente, se debe ampliar la investigación sobre la VCM en el estudiantado universitario, obteniendo información de todas las regiones del Perú.