Viernes, 2 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Huelguistas se convierten en aliados de las Mineras de Cobre

Publicado el 05/09/16

Un aumento de los conflictos sindicales suele ser una mala noticia, pero los productores de Cobre de todo el mundo deberían alegrarse del deterioro de la relación entre los trabajadores chilenos de las minas y los patrones mineros.

Los empleados de Los Bronces, el décimo depósito cuprífero más grande del mundo, rechazaron esta semana una oferta salarial final por parte de los propietarios de Anglo American, mientras uno de los principales sindicatos de la mina El Salvador, de Codelco, votó en contra de una propuesta de pago de esa empresa estatal. Chuquicamata, otra mina de Codelco que durante mucho tiempo fue el mayor yacimiento a cielo abierto del mundo, también interrumpió sus faenas esta semana tras un accidente.

Esto podría ser una buena noticia para el metal rojo ya que, durante gran parte del año pasado, las mineras fueron víctimas de su propio éxito. Las perturbaciones del mercado desde el mal clima, huelgas o problemas geológicos y de ingeniería llegaron a su menor nivel en por lo menos una década, según Deutsche Bank.

Las interrupciones rondarán las 600.000 toneladas métricas este año, se lee en un informe de analistas liderados por Grant Sporre y fechado en junio, frente a una cifra cercana a 1 millón de toneladas en años más típicos.

La dimensión de estos cambios es significativa: el déficit total en el mercado mundial del cobre ha promediado cerca de 358.000 toneladas en los últimos cuatro años y está tendiendo a equilibrarse este año y el próximo, según el Grupo Internacional de Estudios del Cobre.

Una desaceleración en el equilibrio entre la oferta y la demanda es una de las razones importantes que explican por qué el cobre tuvo el peor desempeño entre los grandes metales en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) este año; de modo que un agrandamiento del déficit proveniente de cualquier interrupción de la oferta sería una buena noticia para los precios.

Hay razones para pensar que se registrarán más problemas a futuro. Los salarios y las remuneraciones en Codelco superaron al Ebitda el año pasado y la compañía se hundió en pérdidas que la han dejado “extraordinariamente frágil”, según el presidente ejecutivo Nelson Pizarro. Es una situación propicia para los conflictos laborales, especialmente cuando la inflación de los precios al consumidor está en un relativamente sólido 4% ciento pese a la desaceleración de la economía.

Las negociaciones de los contratos quedarían pendientes para el segundo semestre del año en Chuquicamata al igual que para la mina Escondida controlada por BHP –la mina de cobre más grande del mundo– y en la mina Candelaria operada por Lundin Mining, según Deutsche Bank.

Estos eventos inesperados pueden ser un arma de doble filo. También existe la posibilidad de que el fenómeno climático de La Niña llegue a las aguas cercanas a la costa de Chile, lo que facilitaría a las mineras a extraer el mineral y exportarlo. La Niña tiende a incrementar las lluvias, que son extremadamente escasas en la región de Atacama, donde se ubican las mayores minas de cobre de Chile,proporcionando agua adicional a las plantas de procesamiento. También puede disminuir la velocidad de los vientos y calmar los océanos, permitiendo una mayor fluidez en las exportaciones. Tendería a incrementar la oferta e influir en los precios.

El pronóstico meteorológico es una ciencia difícil y es una buena metáfora para la compleja posición en que se encuentran las mineras de cobre en la actualidad. Esperar interrupciones imprevistas para que el precio de su producto se vuelva más jugoso es como cruzar los dedos para que no haya más sequía. Suena más cercano a una plegaria que a una estrategia.