Domingo, 11 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Unos 45 jefes de Estado asistirán a inauguración de Juegos Olímpicos 2016

Publicado el 04/08/16

Al menos 45 jefes de Estado o de Gobierno asistirán este viernes a la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, aunque se espera la respuesta de una veintena de dignatarios para estar presentes en este evento que por primera vez se llevará a cabo en Sudamérica.

El número de jefes de Estado en Río será próximo a los 48 que acudieron a la ceremonia inaugural de Atenas 2004 pero lejano al casi centenar que visitó Pekín, incluyendo a los entonces presidentes de Estados Unidos y Francia, George Bush y Nicolás Sarkozy, y el primer ministro ruso, Vladímir Putin, pese a las peticiones de boicot por la ocupación del Tíbet.
La cancillería brasileña ha descartado que ese número esté relacionado con la situación política en Brasil, que tendrá como anfitrión en el Maracaná a su presidente interino, Michel Temer, que asumió el 12 de mayo pasado ante la decisión del Senado de separar del cargo a Dilma Rousseff mientras la somete a un juicio político destituyente.
Rousseff, responsable de gran parte de los preparativos para los Olímpicos, fue invitada a la ceremonia pero lo descartó por considerar que, tras haber sido una de las protagonistas, no puede acudir ahora en una condición de secundaria.
Lo mismo alegó el padrino político y antecesor de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva, el presidente de Brasil que convenció en 2009 a los miembros del COI a concederle la candidatura olímpica a Río.
Entre los jefes de Estado ya confirmados para la inauguración de Río 2016 destaca el presidente de Francia, François Hollande, que encabeza una delegación gala dispuesta a hacer un fuerte cabildeo por la candidatura de París a sede de los Olímpicos de 2024.
El mismo propósito tiene el primes ministro de Hungría, Viktor Orban, quien defenderá la candidatura de Budapest, en tanto que las aspiraciones de Los Ángeles quedarán en las manos del secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, que representará a Barack Obama.
También confirmaron presencia el presidente de Argentina, Mauricio Macri, el de Alemania, Joaquim Gauck, el emir de Catar, Tamin Bin Hamad Al Thani, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que el jueves visitará en la Villa Olímpica a los miembros del primer equipo de refugiados olímpicos.
Uno de los primeros en llegar fue el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Souza, que aprovechó la visita para reunirse con miembros de la enorme colonia portuguesa en Río de Janeiro.
El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, desembarcó el martes en la ciudad brasileña de Salvador y hoy participó en un evento a los pies del Cristo Redentor en el cerro Corcovado de Río de Janeiro, que se iluminará con los colores de la bandera italiana.
Igualmente se encuentran ya en Río de Janeiro los príncipes daneses Joaquín y Federico y la esposa de este último, la princesa heredera María, que ayer inauguraron la “Casa Dinamarca”, un espacio en el que el país europeo se promocionará durante los Olímpicos.
Para el jueves se espera la llegada del príncipe Alberto II de Mónaco, quien participará en una reunión de empresarios, atletas y periodistas organizada por la Asociación Mundial de Atletas Olímpicos (WOA), de la que es patrono.
Entre los grandes ausentes, además de Obama, los jefes de Estado de Rusia, China e India, grandes economías emergentes y socios estratégicos de Brasil en el foro BRICS.
En Río también se sentirá la ausencia de la canciller alemana, Ángela Merkel, una de las más entusiasmadas visitantes de Brasil cuando el país organizó el Mundial de fútbol de 2014.
Pese a que no participará en la inauguración se espera que el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, acuda a la clausura para recibir el relevo, pues Tokio organizará los Olímpicos de 2020.
Máxima seguridad
 El presidente interino de Brasil, Michel Temer, afirmó hoy que está con una “tranquilidad absoluta” respecto a la seguridad durante los Juegos Olímpicos, que serán inaugurados el próximo viernes en Río de Janeiro.
La operación de seguridad diseñada para los Juegos Olímpicos contempla la participación de casi 90.000 agentes, entre miembros de las Fuerzas Armadas y de organismos policiales tanto nacionales como regionales y municipales.
Temer reiteró su convicción de que los Juegos Olímpicos ayudarán a proyectar la imagen del país en el mundo “por medio del deporte, que siempre ofrece una visión de paz”.
(FIN) EFE/ ASH