Viernes, 9 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Panamá acogerá la Jornada Mundial de la Juventud 2019

Publicado el 01/08/16

Cracovia, Polonia AFP

El pontífice argentino partió con una hora de retraso, hacia Roma, tras una estadía de cinco días en Cracovia marcada por sus pedidos contra la guerra, por los refugiados y su conmovedor recorrido en el campo de exterminio nazi de Auschwitz.

El papa escogió como sede de la próxima edición de la JMJ a Panamá, en presencia del presidente panameño, Juan Carlos Varela, ante una muchedumbre de jóvenes que festejaron el anuncio bajo una lluvia de confeti blanco.

“El pueblo de Panamá se siente orgulloso de que el Santo Padre haya reconocido a nuestro país, cuyos valores de paz, diálogo y convivencia son similares a los que porta la JMJ realizada en Polonia”, manifestó Varela en un comunicado.

Siempre la oración

A los jóvenes de todo mundo, que pasaron la noche al aire libre en el inmenso campo de Brzegi, a las afueras de Cracovia, el papa exhortó a que conviertan el Evangelio en el “navegador” de sus vidas y que la oración sea su primer “chat” del día. El papa empleó ese original lenguaje informático en la homilía de clausura de la JMJ, ante dos millones y medio de personas, una cifra que la policía local no ha querido confirmar.

El Señor “espera que, entre tantos contactos y chats de cada día, el primer puesto lo ocupe el hilo de oro de la oración”, dijo, tras añadir que espera que el Evangelio “se convierta en tu ‘navegador’ en el camino de la vida”, agregó.

Francisco llegó al inmenso Campo de la Misericordia, a unos 12 kilómetros de Cracovia, a bordo de un papamóvil blanco fuertemente custodiado por la policía local.

Fue ovacionado y aplaudido por una masa entusiasta de jóvenes de todas las nacionalidades, acampados en plena naturaleza para compartir y meditar bajo las estrellas sobre fraternidad y fe.

Radicalismo

Francisco rechazó hacer amalgamas entre el islam y la violencia, explicando que los católicos podían ser también violentos y advirtiendo a Europa de que está empujando a una parte de su juventud hacia radicalismos perniciosos.

“No creo que sea justo asociar islam y violencia”, declaró el pontífice argentino tras el asesinato de un cura en Francia a manos de un grupo de yihadistas.

Valores como la paz, el diálogo y la convivencia, son esenciales para un mundo reconciliado.