Domingo, 4 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Las empresas y el reto de la adopción de Cloud Computing

Publicado el 24/08/16

Orlando Perea Govea, General Director Softline Perú, analiza las características del mundo cloud, sus vínculos con la seguridad informática y el inicio de una época de aceptación de la misma.

Agosto 2016.- Hasta hace poco tiempo atrás, cada vez que nos tocaba conversar con un cliente y le hablábamos de CLOUD, lo primero a lo que lo asociaba era a su correo electrónico. Aunque parte de cierto tiene esta afirmación en términos de uso, el cloud computing, o computación en la nube, se basa en el principio de usar servicios de tecnología informática en la demanda que se requiera, sin necesidad de tener que instalar todos los componentes en una infraestructura propia.

Pero ¿qué significa esto?, pues que el hecho de consumir estos elementos de TI como servicios, abre para las empresas un sinfín de posibilidades de crecimiento permitiéndoles centrarse en el corazón de su negocio en lugar de invertir extensivamente en los habilitadores de tecnología, los cuales por las características del Cloud, se tendrán en plazos cortos y en la cantidad que se demanden.

Las ventajas de apostar por el Cloud, o TI como servicio, para la dinámica de la compañía son evidentes, y tanto por el lado de beneficio económico como a nivel de productividad. Por un lado, el pago por uso nos libra de grandes inversiones tanto en software como en hardware. Por otra parte, para el usuario, la tecnología se encuentra localizada en un lugar, al que se puede acceder desde cualquier sitio disponiendo de una conexión a Internet, y esa tecnología tiene la garantía de proveer la versión actualizada o requerida por el usuario.

Desde un principio, las empresas han mostrado claramente su preocupación sobre la protección de datos y otras cuestiones relativas a la seguridad o la pérdida de información como principales recelos a la hora de adoptar esta tecnología. Esto es más notorio aun en las instituciones de gobierno.

Sin embargo, lo cierto es que, esta tendencia se está revertiendo, y ahora son muchas las empresas que ya están utilizando Cloud. El correo electrónico o los sistemas de mensajería interna son las aplicaciones que más frecuentemente están en la nube en lugar de en los servidores propios. Y eso que, gran parte de la información de las empresas (sea confidencial o no) se transmite a través del correo electrónico: contratos con clientes, condiciones de compra venta, planillas, pagos, facturas.

El cloud computing está ganando en uso, especialmente en áreas como el almacenamiento, respaldos de información, plataformas para pruebas de desarrollo de productos de pre-producción y ahora, consumiendo aplicaciones propias y/o de terceros. Empresas como Facebook, Amazon, Netflix y Uber, entre otras; nacieron nativas en Cloud, residen en la nube actualmente y es ahí donde logran ser más competitivas que las demás.

La confianza que se tenga en el proveedor del servicio en la nube o el contrato de responsabilidad de cada parte, suelen ser los factores determinantes para que una empresa decida dar el salto. Todos los proveedores de cloud computing invierten grandes cantidades de dinero en seguridad multinivel, incluyendo firewalls, IDS/IPS, anti-DDoS, anti-malware, cifrado multicapa (normalmente en comunicaciones y en aplicación, etc.) para lograr una barrera prácticamente infranqueable. ¿Acaso todas las empresas pueden asumir estos altos costos por si mismas?

Uno de los argumentos principales que se ofrecen a los clientes a la hora de evaluar la tecnología en la nube es la realización de un análisis de TCO (Costo Total de Propiedad) que en la gran mayoría de los casos muestra su ventaja frente a la práctica tradicional de instalaciones “on premises”. Esta práctica le permite a las empresas la capacidad de poder valorar cuánto es la contribución de esta tecnología a la consecución de sus objetivos, enfocando sus recursos humanos y económicos en el core del negocio.

Más allá del crecimiento logrado hasta ahora del cloud computing, todavía puede expandirse más, una buena manera de intentar impulsar su uso es a través de una política informática que sea avalada por los propios gobiernos. Ni que decir de las pymes, quienes ven ahora en el Internet y la presencia en el www, la clave principal de su éxito y permanencia en el mercado o fracaso a futuro.