Viernes, 9 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Irán ejecutó a 21 “terroristas” kurdos sunitas

Publicado el 04/08/16

Irán desmanteló a un grupo “terrorista” kurdo acusado de asesinatos y de haber amenazado la seguridad nacional, y este martes ejecutó a unos 21 de sus miembros, según denuncian organizaciones defensoras de los Derechos Humanos.

102 detenidos acusados de terrorismo por Irán. En un comunicado publicado este jueves, el Ministerio del Interior de Irán informó sobre la detención de 102 militantes y simpatizantes del grupo denominado “Tohid y Yihad”, compuesto por kurdos sunitas iraníes y de inspiración “takfirí”, como se conoce en Irán a los grupos yihadistas como Estado Islámico o Al Qaeda. La nota apuntó que el grupo, formado en 2008, fue responsable de varios ataques terroristas en la región del Kurdistán iraní que causaron la muerte de al menos 20 personas y dejaron 40 heridos, entre ellos varios oficiales de policía, jueces y clérigos sunitas y chiítas de la región.

Ejecuciones. El comunicado del Ministerio del Interior señaló también que la última célula del grupo terrorista fue interceptada el pasado 20 de abril y que desde entonces todos los miembros fueron ya juzgados, condenados y en algunos casos, ejecutados. Por su parte, el Poder Judicial de la provincia de Kurdistán emitió también un comunicado la noche del miércoles en el que señalaba que las sentencias de muerte que pesaban sobre los 21 miembros de “Tohid y Yihad” fueron cumplidas el pasado 2 de agosto.

Denuncian violación a los derechos humanos. A través de un comunicado distribuido desde su sede en París, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) criticó las ejecuciones “de los prisioneros sunitas” y denunció también la falta de un juicio justo sobre estas personas. La FIDH indicó además que otros 7 prisioneros están a la espera de ser ejecutados. “La comunidad internacional no puede continuar ignorando tan graves violaciones de la ley internacional por parte de las autoridades iraníes. La ejecución de un gran número de prisioneros kurdos sunitas basada en confesiones forzadas y juicios amañados es una afrenta a los más básicos estándares de los derechos humanos”, decía el comunicado de la FIDH, que también dijo que estas personas negaron estar implicadas en actividades violentas y denunciaron que fueron arrestadas y juzgadas solo por sus creencias y por organizar reuniones y distribuir material religioso.