Jueves, 8 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Dilma Rousseff al borde de la destitución tras aprobación de informe del Senado

Publicado el 10/08/16

El Senado de Brasil votó a favor de continuar el juicio político contra Dilma Rousseff. Tras una sesión de 19 horas, los senadores aprobaron por mayoría el informe que recomienda la destitución de la presidenta por haber “atentado contra la Constitución”. 59 miembros votaron por la aprobación, 21 en contra.

El futuro definitivo de Rousseff se conocerá a fin de mes. El 25 de agosto arranca el último veredicto y durará 5 días. La Cámara necesita 54 de 81 votos para aprobar la destitución.

Dilma Rouseff es acusada de violar la Constitución por aprobar gastos sin la consulta del Congreso, también por suscribir decretos para financiar el Tesoro con la banca pública.

Jornada maratónica

El destino político de Dilma Rousseff está en manos del Senado brasileño que este martes se reúne en una maratónica sesión para decidir si procede o no el juicio político contra la presidenta brasileña que fue suspendida de sus funciones desde el pasado 12 de mayo.

La sesión durará aproximadamente 20 horas y fue abierta por el presidente del Senado, Renán Calheiros, quien entregó la dirección del trámite al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski, garante constitucional del proceso.

“El Senado se reúne para adoptar una de las más graves decisiones que la Constitución le encomienda, como es la posible destitución de una presidenta”, declaró Lewandowski en la sesión.

El pedido a los votantes fue claro. Los senadores deberán actuar como “jueces”, con “plena independencia”, según sus “propias conciencias y las normas constitucionales” y despojados de “pasiones políticas”.

El pleno del Senado votará un informe que recomienda la destitución de Rousseff, acusada de irregularidades fiscales y presupuestales durante su Gobierno. El juicio será aprobado si así lo decide una mayoría de 41 de los 81 senadores.

Durante la sesión será leído el informe del relator del caso, el senador Antonio Anastasia, que recomienda la destitución, y serán analizadas las posibles apelaciones que puedan presentar los abogados de Rousseff.

Después de estas acciones, los 81 senadores, uno por uno, tendrán 10 minutos para exponer su posición, seguidos por las dos partes, demandante y acusado, quienes se dirigirán al pleno por un tiempo de media hora.

Si el informe es aprobado, el pleno del Senado deberá volver a pronunciarse en una última votación, en la que se decide la destitución definitiva de la presidenta, la cual deberá tener una mayoría de 54 votos.

Si la decisión es positiva, Rousseff no volvería a su cargo y Michel Temer terminará su mandato que vence el 1 de enero de 2019.