Miercoles, 7 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Exposición “PICAFLOR/MADREFLOR” en el ICPNA de Miraflores

Publicado el 22/07/16

Instalación y dibujos de Lucy Jochamowitz inspirados en el rito de los angelitos

  • Lugar: Galería ICPNA Miraflores (Av. Angamos oeste 120)
  • Hasta el 21 de agosto

Cada 1 de noviembre, en diversas comunidades del Perú se lleva a cabo el rito de los angelitos. En él, las madres cuyos hijos pequeños han muerto piden «prestados» a los hijos de otras madres y los alimentan simbólicamente con pan y miel. Es una forma de restituir una pérdida dolorosa, pero es también prueba de un distinto conjunto de valores, cada vez más raro en la utilitaria cultura actual, que involucra la generosidad y una comprensión distinta del luto y la muerte.

A partir de esta singular costumbre, la artista peruana radicada en Italia Lucy Jochamowitz elabora una instalación que hace las veces de metáfora visual de este singular ritual y sus distintas dimensiones. La artista reelabora algunas de las coordenadas simbólicas del rito de los angelitos que cuestionan de manera positiva el modo de ver las cosas imperantes en la cultura globalizada de hoy. En primer lugar, además de la presencia del picaflor, Jochamowitz destaca el papel de las madres que «prestan» a sus hijos al ritual.

“Es por ello que, en el rito de los angelitos, las madres que han perdido a sus pequeños alimentan a los niños con miel, pues esta se convierte en el equivalente simbólico del néctar de las flores con el que se alimentan los picaflores” apunta Carlo Trivelli, curador de la exposición. “En un país que, como el nuestro, mantiene altos índices de mortalidad infantil, la reelaboración del rito de los angelitos y su simbología por parte de Lucy Jochamowitz cobra una particular relevancia”.

“Picaflor/Madreflor” conformada por una instalación y una serie de dibujos inéditos que lo complementan, se exhibe en la Galería ICPNA Miraflores hasta el 21 de agosto de martes a domingo de 11 a.m. a 8 p.m. El ingreso es libre.

Lucy Jochamowitz (Lima – Perú 1954)

Egresada de la Facultad de Artes de la PUCP, Lucy Jochamowitz ha pasado cerca de 35 años en Italia, lugar que le ha permitido consolidar una trayectoria artística importante. En 1995 representa el Perú en la XLVI Bienal de Venecia, con curaduría de Fernando Macotella. Ha presentado exposiciones individuales como 110 artisti per 110 anni di Cesare Zavattini (2013), Verso Casa (2013), Perder la Testa (galería Forum, Lima, 2012) y L’Ospite (2008), entre muchísimas más. Entre sus muestras colectivas están Florencia -Atenas (2012), With open eyes (2012) y La Luna e L’altro (2009). Actualmente vive entre Italia y Perú.

PICAFLOR/MADREFLOR

Lucy Jochamowitz Garibaldi

En diversos lugares del Perú, cada 1 de noviembre, se celebra el rito de los angelitos. En él, las madres de niños pequeños los visten con sus mejores ropas y los sacan a pasear, sea a la plaza del pueblo o al mercado, donde un conjunto de mujeres vestidas de negro, en señal de luto, espera el paso de los niños para ofrecerles panes de rosca —elaborados especialmente para la ocasión y llamados «angelitos»— untados en miel. Las mujeres que alimentan a los niños de esta manera son madres cuyos hijos pequeños han fallecido. Antes de acercárseles, buscan siempre a alguno que tenga la edad de aquel pequeño que perdieron para, a través del rito, alimentar simbólicamente a sus hijos muertos y así mantener vivo un vínculo trascendente.

Por diversos caminos, el picaflor —esa pequeña ave multicolor, caracterizada por su largo pico y su peculiar vuelo— se ha convertido, con el mestizaje cultural al que dio lugar el choque entre lo andino y lo europeo en la colonia, en el símbolo de los niños fallecidos. La aparición de un picaflor es vista, así, en muchas comunidades del Perú como la visita del alma de un niño fallecido que vuelve fugazmente para visitar el mundo de los vivos, en especial la casa de sus padres. Es por ello que, en el rito de los angelitos, las madres que han perdido a sus pequeños alimentan a los niños con miel, pues esta se convierte en el equivalente simbólico del néctar de las flores con el que se alimentan los picaflores.

En esta exposición, Lucy Jochamowitz, artista peruana afincada en Italia, reelabora algunas de las coordenadas simbólicas del rito de los angelitos que cuestionan de manera positiva el modo de ver las cosas imperantes en la cultura globalizada de hoy. En primer lugar, además de la presencia del picaflor, Jochamowitz destaca el papel de las madres que «prestan» a sus hijos al ritual. Estas son, en la muestra, las madreflores, mujeres generosas que ayudan a otras a resarcir, aunque sea simbólicamente, la más dolorosa de las pérdidas. En un mundo donde lo público y lo privado están cada vez más delimitados y donde las interacciones sociales se rigen cada vez más por las leyes del mercado, este ofrecimiento íntimo y desinteresado resulta particularmente aleccionador.

Pero no es solo eso. La vigencia del rito y las creencias asociadas con él dan cuenta de una manera de entender la dicotomía vida-muerte que parece mucho más saludable que la del agnosticismo hoy imperante: antes que mera desaparición, la muerte del niño, tal como es simbolizada en el rito, supone una continuidad y la posibilidad de darle vida, al menos una vez al año, a esa ausencia. En un país que, como el nuestro, mantiene altos índices de mortalidad infantil, la reelaboración del rito de los angelitos y su simbología por parte de Lucy Jochamowitz cobra una particular relevancia.