Sábado, 3 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Un EEUU resucitado espera que Copa América despegue por fin entre su gente

Publicado el 08/06/16

Con la goleada ante Costa Rica que lo vuelve a poner en carrera para pasar a cuartos de final de la Copa América Centenario, la selección de Estados Unidos espera al fin que el torneo despegue entre sus aficionados.

Los anfitriones ganaron 4-0 el martes en el Soldier Field de Chicago (norte) y sus simpatizantes se hicieron oír detrás de uno de los arcos celebrando por lo alto el triunfo que los revivió tras la derrota del debut ante Colombia.
Sin embargo, lo cierto es que la asistencia fue de algo menos de 40.000 personas en un estadio con capacidad para más de 60.000 espectadores, señal de que los estadounidenses aún no se ‘prendieron’ por este torneo.
Es más, el martes una tribuna entera del Soldier Field estuvo cerrada, una imagen que vale más que mil palabras.
En el Levi’s Stadium de Santa Clara (California, oeste) ante Colombia, los locales acompañaron de manera más masiva a su selección, aunque los ‘cafeteros’ aportaron lo suyo con una ‘marea amarilla’ de miles de personas.
Un torneo desconocido
Uno de los problemas es la poca difusión del torneo en los medios estadounidenses y el desconocimiento en general que tienen del significado de la Copa América, el torneo de selecciones más antiguo del mundo nacido en el Cono Sur.
En el diario Chicago Tribune, la principal noticia deportiva del miércoles era la derrota del equipo de béisbol de la ciudad, los White Sox.
Lo explicaba días atrás a la AFP Scott Dado, un aficionado que vive en California y asistió al partido inaugural: “Conocemos más la Copa Oro y la Copa de Confederaciones”, señaló, en referencia a los certámenes en los que participa más habitualmente Estados Unidos.
Es que se trata solo de la cuarta Copa América en la participan los norteamericanos tras las de 1993, 1995 y 2007.
Dempsey salva a Klinsmann
El otro gran problema hasta el momento era la pálida actuación del equipo, que había colocado al entrenador alemán, Jürgen Klinsmann, en la cuerda floja,
El propio presidente de la federación estadounidense, Sunil Gulati, dijo antes del partido ante Costa Rica que “nadie tiene el puesto blindado”.
Para suerte de Klinsmann, y del torneo, el anfitrión pudo contar con una gran actuación de la estrella Clint Dempsey, que marcó su gol 50 en la selección para abrir el marcador con un penal y brindó dos asistencias.
Con 33 años, este delantero del Seattle Sounders que jugó en el fútbol inglés entre 2006 y 2013 ya suma 123 partidos internacionales es muy querido por la afición, que tuvo en el histórico Landon Donovan a su última héroe.
“Jugamos bien cuando estamos entre la espada y la pared. Necesitábamos ganar para seguir con vida y tener chances de pasar de ronda”, dijo tras el partido.
Donovan, de 34 años actualmente y que disputó 157 partidos internacionales y 57 goles, fue marginado de la selección precisamente por Klinsmann antes del Mundial de Brasil-2014, una apuesta que le salió bien al alemán ya que Estados Unidos llegó a octavos de final, dejando afuera al Portugal de Cristiano Ronaldo en la fase inicial.
“Jugamos bien cuando estamos entre la espada y la pared. Necesitábamos ganar para seguir con vida y tener chances de pasar de ronda”, dijo tras el partido.