Miercoles, 7 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

BATALLA DE ARICA

Publicado el 06/06/16

La última batalla de la Campaña del Sur, de la Guerra del Pacífico, se llevó a cabo en Árica, último bastión de resistencia que se hallaba en medio de los territorios invadidos por el ejército chileno hasta Moquegua. Para ese entonces, Bolivia ya se había retirado de la guerra.

Antes de iniciarse la batalla decisiva, la armada chilena, la armada chilena envió, hasta en dos oportunidades, propuestas de rendición. La primera la hizo extensiva el mayor de artillería Juan de la Cruz Salvo el 5 de junio de 1880, y tuvo como respuesta la célebre frase del coronel Francisco Bolognesi: “Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho”. La segunda propuesta estuvo a cargo del ingeniero peruano en ele cuartel de los chilenos, pero esta vez el coronel no lo recibió.

La batalla que los ejércitos peruanos y chilenos libraron en Arica (7 de junio de 1880) fue desigual, pues mientras éste contaba con 6,000 hombres, aquél contaba con 1,450 hombres. La ofensiva chilena se inició con la toma de los fuertes Santa Rosa, San José y 2 de mayo. Ante el avance inevitable de los chilenos, el coronel Bolognesi ordenó reforzar el morro: Alfonso Ugarte con 530 hombres se dirigieron a la cumbre. Sin embargo, nada impidió que el ejército capture el morro de Arica. Allí inmolaron sus vidas Francisco Bolognesi y Alfonso Ugarte.

Fiel a sus palabras, el coronel luchó hasta quemar el último cartucho. Cayó luego de recibir dos descargas de fusilería; una vez en el suelo, fue rematado a culatazos por un chileno. En el panteón de los héroes de la Guerra del Pacífico figura al lado de Miguel Grau Seminario y Andrés Cáceres.