Domingo, 4 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Woody Allen ha inaugurado Cannes con ‘Café society’

Publicado el 12/05/16

En “Café Society“, presentada en apertura del Festival de Cannes, Woody Allen enamora a Jesse Eisenberg de Kristen Stewart en una elegante y nostálgica comedia ambientada en Hollywood y Nueva York a fines de la década de 1930.
Estrellas de cine, gángsters, jugadores, mujeres ambiciosas o multimillonarias pueblan este viaje en el tiempo que permite a Woody Allen hacer entrar a Kristen Stewart (“Twilight”, “Sils Maria”) a la galería de sus heroínas. La actriz norteamericana es una de las reinas de Cannes este año: actúa además en uno de los filmes en competencia, “Personal Shopper”, de Olivier Assayas.

La comedia permite además al cineasta ganador de cuatro premios Óscar (mejor director y mejor guión original por “Annie Hall” y mejor guión original por “Hannah y sus hermanas” y “Medianoche en París”) reencontrarse con Jesse Eisenberg, que ya había dirigido en “A Roma con amor” en 2012.

El actor norteamericano de “The Social Network” (La red social) y “Batman vs Superman” encarna a una especie de “doble” de Woody Allen en la pantalla, Bobby Dorfman, un joven un poco ingenuo que se aburre en Nueva York donde trabaja en la joyería de sus padres.

Bobby sueña con el glamur y la buena vida, por lo que decide ir a Hollywood donde su tío Phil (Steve Carell), poderoso agente de estrellas, lo contrata como mandadero. Allí se enamora de Vonnie (Kristen Stewart), ambiciosa ayudante de su tío. “A mí nunca me pasó nada de eso” en la vida real, aclaró por las dudas el realizador octogenario.

Despechado, regresará a Nueva York, donde cae en medio de la efervescencia de los locales de moda frecuentados por la llamada “Café Society”, que reunía a artistas, famosos y grandes mecenas sin lograr sin embargo olvidar a su amada.

“Ágil y en excelente estado”

Woody Allen relata esta historia a través de un narrador cuya voz “en off” es la suya.

Quería dar a la película la dimensión de una novela“, dijo Allen en Cannes. El relato no se ata a un solo personaje.

La historia de amor de Bobby es el hilo conductor de la película, pero los otros personajes dan la tonalidad del relato“, agrega.

Al regresar a la veta del filme de época ambientado entre las dos guerras mundiales -de “La rosa púrpura del Cairo” a “Magia a la luz de la luna”-, el cineasta de 80 años reconstruye otra vez un período que “siempre le fascinó”.

Haciendo al pasar el retrato de una época a través de su homenaje a Hollywood y Nueva York -en buena medida idealizados- la película cuenta además una historia de amor llena de nostalgia.

Siempre me veo a mí mismo como un romántico pero eso no siempre es una opinión compartida por las mujeres de mi vida“, ironizó.

Los personajes se interrogan acerca de sus decisiones y sueñan con la vida que tendrían si sus opciones hubiesen sido otras.

Da vértigo, porque es como sucede en la vida: uno se la pasa preguntándose si ha tomado las decisiones correctas”, dijo Kristen Stewart.

Es la tercera vez que Woody Allen abre el festival francés, tras “Un final made in Hollywood” en 2002 y “Medianoche en París” en 2011.

Ya estuvo 14 veces en la selección oficial de Cannes, pero siempre fuera de competencia, desde “Manhattan” en 1979 hasta el año pasado con “El hombre irracional”. “No creo en la competencia para cuestiones artísticas”, dijo.

Woody Allen dice que seguirá haciendo películas “mientras siga habiendo gente lo suficientemente estúpida como para darme el respaldo financiero“.

Estoy ágil y en excelente estado físico, estoy bien de la cabeza, como bien, hago ejercicio y tengo la suerte de que mis padres vivieron más de cien años“, dijo el cineasta.