Lunes, 5 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

MARÍA REICHE

Publicado el 15/05/16

La matemática María Reiche Neumann nació en Dresde, Alemania, el 15 de mayo de 1903 y falleció en Lima el 8 de junio de 1998. Llamada La princesa de la Pampa, fue célebre por sus investigaciones sobre las líneas de Nazca.

En su ciudad natal estudió Matemáticas, Geografía, Física, Pedagogía y Arqueoastronomía, en el Technisch Holchschule (Hamburgo).

Al Perú viajó como institutriz de los hijos del cónsul de Alemania en el Cuzco. Posteriormente se trasladó a Lima y trabajó para Paul Kosok, arqueólogo que se encontraba investigando sobre las líneas de Nazca.

Las LÍneas de Nazca habrían sido descubiertas por Toribio Mejía Xeespe, hidrologista y arqueólogo, en 1926, quien no le dio mucha importancia al hallazgo. Paul Kosok, en cambio, sí se interesó y esbozó una teoría de corte astronómica sobre los geoglifos, pero será María Reiche quien se dedique desde 1930 en cuerpo y alma a su estudio y defensa. Para tratar de revelar el misterio de los geoglifos se valió de sus conocimientos de matemáticas, física y geografía.

Las superficies donde se hallan los geoglifos no son lugares inhóspitos ni tampoco perdidos. Al respecto, sostiene Krysztof Makowski: “Si se proyectan los lugares con geoglifos sobre el mapa de asentamientos pre hispánicos, claro que éstas fueron relacionados, por un lado, con lugares sagrados, cementerios y centros ceremoniales; y por otro lado, con las aldeas. Todos estos sitios se ubican en el límite entre los campos de cultivo y el desierto”.

Son más de 10,000 líneas que se despliegan en las pampas de Nazca y se ubican en tres zonas: Sacramento, Palpa y Pichango, en los cuales sobresalen las formas geométricas, y las de Cantalloc y San Jorge, donde se encuentran los geoglifos figurativos. El área aproximada que ocupan las líneas es de 350 Km2 y se ubican principalmente en una planicie donde la temperatura bordea los 45°c. Los geoglifos de figuras de humanos y animales superan la treintena y se pueden contemplar en un área de 50 Km de largo por 15 de ancho, entre los cuales destacan la araña, el loro, la ballena, el colibrí, el lagarto, el perro, el cóndor, el mono, el pez, y el árbol. En cuanto a los geoglifos geométricos hay centenares de cuadriláteros, trapecios y triángulos.

En su libro “El Misterio de las Pampas” expuso los nuevos dibujos descubiertos y sus investigaciones para determinar un patrón de medida. María Reiche publica una segunda edición en inglés gracias al éxito obtenido con la publicación del libro.

El gobierno peruano distinguió a María Reiche con la “Orden al Mérito por Servicios Distinguidos” en los años setenta. A los 90 años se le concedió la ciudadanía peruana. A pesar de sufrir de ceguera y de mal de Parkinson publica su obra “Contribuciones a la Geometría y la Astronomía”. El 2003 celebramos el centenario de su nacimiento. “Todo por Nazca. Si cien vidas tuviera, las daría por Nazca. Y si mil sacrificios tuviera que hacer, los haría, si por Nazca fuera”, así le decía María Reiche a Clorinda Caller, quien sería su biógrafa.