Domingo, 4 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Melgar y Cristal se fueron con resultados humillantes de la Copa Libertadores 2016

Publicado el 21/04/16

La temprana eliminación de los equipos peruanos Melgar y Sporting Cristal en la Copa Libertadores 2016, con resultados humillantes, refleja el pobre nivel del fútbol nacional que, pese a todo, sueña con volver a un Mundial después de 34 años.

El caso de Melgar, último campeón peruano, resultó sintomático sobre la mediocridad que demuestran los peruanos en los torneos internacionales desde hace más de dos décadas: cero puntos sobre 18 posibles en los seis partidos que disputó en el grupo 5.
 
“A nivel internacional, esta campaña ha sido la peor de los últimos años porque hasta Bolivia y Venezuela luchan por los octavos, sin embargo los peruanos quedaron fuera sin fútbol”, dijo a la AFP el periodista Francisco Sanz del diario El Comercio.
Sporting Cristal, vigente subcampeón local, tampoco sobrevivió a la travesía de grupos, donde acumuló cuatro unidades de 18 en juego finalizando como colero del grupo 4.
Crisis de resultados
El mal momento del fútbol local se refleja además en la “crisis de resultados”, el eufemismo con el que los especialistas disfrazan hoy las derrotas de la selección peruana en las clasificatorias al Mundial de Rusia 2018 donde Perú marcha en octavo lugar con 4 puntos en seis fechas.
 
“La Libertadores se ha convertido en un tormento para los equipos peruanos que fichan a jugadores sin calidad, para realizar campañas horrorosas”, subrayó Sanz.
Parte del problema -subraya el analista- es que los dirigentes deportivos solo se conforman con “clasificar (al torneo) y no se empeñan en destacar en la Copa”.
Según el periodista de Diario Uno y comentarista de la radio RPP, Ivlev Moscoso, los equipos peruanos carecen de capacidad técnica y mental para lograr buenos resultados en torneos de este tipo.
“Es indudable que estamos atrasados en la parte técnica y física en comparación a otros países, y si hablamos de producción futbolistica los resultados han sido un desastre”, dijo Moscoso a la AFP.
El analista deportivo de Latina TV, Efraín Trelles, destaca que la eliminación de los clubes incas en fase de grupos confirma la regla de los últimos años.
“La curva es normal, salvo la participación en 2010 que ganaron 15 de los 18 puntos en juego, en los demás años no hay ninguna sorpresa”, aseguró a la AFP
 
Técnicos admiten fracasos
“En Melgar estamos conscientes de que hemos cometido errores, y lo hemos pagado caro en la Libertadores. Estamos frustrados y aceptamos que nos hemos equivocado”, dijo a la prensa su entrenador, Juan Reynoso, exinternacional peruano que jugó en México (Cruz Azul, Necaxa).
Melgar se despidió el 14 abril de la Copa Libertadores con una canasta llena de goles: perdió 4-0 con Atlético Mineiro en Brasil por el grupo 5 en el que también lo vencieron Colo Colo de Chile e Independiente del Valle de Ecuador.
El campeón peruano no es el único equipo de ese país en pertenecer al poco afamado club de los cero puntos. El popular Alianza Lima no hizo puntos en la Copa Libertadores de 1979 y 2007.
 
La mediocridad alcanza también a Sporting Cristal, que cerró su campaña el martes en Montevideo con una derrota 4-3 frente a Peñarol que alineó hasta 8 suplentes. El equipo peruano ganaba 3-1 hasta los 74 minutos.
Cristal, dirigido por el argentino Mariano Soso, sumó cuatro puntos producto de un empate y una victoria que lo dejaron a la cola del Grupo 4 por atrás de Peñarol, el argentino Huracán y el colombiano Atlético Nacional.
 
“Desde el principio competimos de igual a igual con todos los equipos de está Copa, pero no alcanzó para lograr el objetivo”, dijo Soso ante la prensa tras asumir la responsabilidad de la debacle.
Cristal, uno de los clubes más solventes de Perú y con sus finanzas en orden, acumula 32 participaciones en la Copa Libertadores. En 1997 fue subcampeón.
La triste temporada no sería completa sin recordar la eliminación de César Vallejo de Trujillo, que no superó su llave en la fase preliminar del torneo. Sao Paulo de Brasil lo apeó rápido.