Viernes, 9 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Gustavo Ratto y Rafo Ráez rompieron la barrera del rock y la música andina

Publicado el 04/04/16

Neo Andino “Desenchufado” es la presentación especial que brindó  Gustavo Ratto junto a Rafo Ráez y Killary, el pasado 30 de marzo sobre la tarima del Auditorio del ICPNA de Miraflores. La entrega constituyó un importante viaje musical por el setlist del cantautor huanuqueño con intervenciones de Ráez y algunas piezas clásicas del repertorio andinoamericano. Fue una noche llena de emociones y entrega en la que los protagonistas demostraron que el poder de la música va más allá de cualquier barrera de tiempo o género. Larga vida a la música de todos los pueblos.

 

Fuera de todo artilugio sonoro, Gustavo Ratto llevó su propuesta -a la que denomina como Neo andina-, por su marcada influencia pop, a un contexto natural y libre junto a Killary y Rafo Ráez. La velada, en la que también intervino Gisela Pérez-Ruibal, quien interpretó junto a Ráez (a guitarra eléctrica y piano), “Campo minado de corazones”, pieza en clave de huayno ayacuchano compuesta por este mismo, fue un cálido momento que significó un emotivo reencuentro entre la destacada pianista y el cantautor. “Sonó muy a siglo XXI, elegante”, comentó Ráez.

 

La noche trascurrió con buenas ejecuciones por parte de Gustavo Ratto con sonetos como “En la otra vida” y “Fuego del amanecer”, precisamente, canción que interpretó junto a Rafo Ráez, en una ocasión que significó el primer dúo que Ráez ha realizado a lo largo de toda su trayectoria musical y que, en definitiva, llevó la pieza musical a otro universo sonoro e interpretativo. Vale destacar que una versión en estudio de dicho tema a dúo Ratto y Ráez sería un buen aporte a la música peruana de este nuevo tiempo. “Hemos quedado muy satisfechos con la versión compartida de “Fuego de amanecer por lo que ahora ensayaremos más temas juntos en armonía vocal”, adelantó Rafo Ráez que, por cierto, también lució su “Chica canela” a dos voces.

 

Por su parte, Killary entonó el emblemático “Huaynito para cantar” produciendo el aplauso fuerte del respetable, aunque no tuvo ninguna otra intervención. Otros momentos destacables de la velada fueron “Sonqollay” a voz y piano por Gustavo Ratto y Gisela Pérez-Ruibal, además de “Ojos azules”, “Poco a poco”, “El cóndor pasa” y “Mambo de machaguay” que desató el baile.