Sábado, 3 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

SARITA COLONIA

Publicado el 01/03/16

Sarita Colonia, santa de veneración popular, nació en el caserío de Belén, provincia de Huaraz, departamento  de Áncash, el 1 de marzo de 1914. La familia se trasladó a Lima cuando la mamá su madre Rosalía Zambrano se enfermó de bronquitis. Vivieron en el Callao durante cuatro años, pero luego retornaron a Huaraz por recomendación del médico de Rosalía. Sara siguió estudios escolares con las monjas francesas de Santa Teresita, mostrando vocación religiosa. Tras cuatro meses en Huaraz Rosalía muere y deja la familia en manos de Sara.

Para sostener a su familia Sara trabaja en una panadería de Huaraz. A los 16 años viaja a Lima con su padre. Sara consigue trabajo de niñera con una familia italiana en el Callao.

En 1933 su padre vuelve a quedarse viudo y decide enviar a Lima a cuatro de sus hijos para que Sara se encargue de cuidarlos. Sara se ve obligada a trabajar con su tía en un puesto de pescado en el Mercado Central. Por el lapso de un año su padre se quedó en Lima visitando el Hospital Dos de Mayo debido a problemas de salud.

Para sus miles de devotos es un hecho incuestionable que Sarita Colonia fue asaltada por un grupo de facinerosos que intentaron abusar sexualmente de ella. Pero por un acto milagroso no pudieron cometer su fechoría porque no le encontraron los órganos sexuales.

El 20 de diciembre de 1940 Sarita Colonia fallece de tuberculosis, aunque otros aseguran que falleció de paludismo. Fue enterrada en una fosa común en el cementerio Baquíjano del Callao. Después de su fallecimiento, parientes y devotos edificaron una capilla sobre su tumba, que se ha convertido en punto de peregrinaje cada 1 de marzo.

Sarita Colonia es una santa marginada, pues la Iglesia Católica no le reconoce santidad alguna. Sarita Colonia es la santa patrona de los transportistas, presos, enfermos incurables, madres solteras, subempleados, inmigrantes ilegales, adivinos, prostitutas, homosexuales y delincuentes.