Martes, 6 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Murió el nobel de literatura húngaro Imre Kertesz a los 86 años

Publicado el 31/03/16

Budapest, mar. 31. El escritor húngaro Imre Kertesz, autor de “Sin destino” y ganador del Nobel de literatura en 2002, murió el jueves a los 86 años, anunció su editor a la AFP.

Murió el nobel de literatura húngaro Imre Kertesz a los 86 años
El escritor húngaro Imre Kertesz, autor de “Sin destino” y ganador del Nobel de literatura en 2002, murió el jueves a los 86 años, anunció su editor a la AFP.
Kertesz falleció de madrugada en su domicilio en Budapest tras una larga enfermedad, declaró Krisztian Nyary, director de ediciones Magveto, por teléfono.
La enfermedad de Parkinson que padecía lo llevó en 2013 a abandonar Berlín, donde vivía desde 2001, y a volver a Hungría.
Nacido el 9 de noviembre de 1929, este judío sobreviviente de los campos de exterminio nazis fue el primer autor de lengua magiar en obtener el Nobel.
“Kertesz fue uno de los escritores húngaros más influyentes del siglo XX, no solamente por su obra (…) sino también por su pensamiento y su visión del mundo. Seguirá siendo una gran influencia en la literatura en los próximos años”, dijo Nyary.
El autor fue deportado en 1944 a Auschwitz-Birkenau (Polonia), con solo 15 años, antes de ser transferido a Buchenwald (Alemania) en 1945.
De vuelta a Hungría, padeció el terror estaliniano y fue marginado por el régimen cuando trabajaba como periodista.
“Fue uno de los escritores judíos de Europa que no podían pertenecer a una única nación debido a sus traumatismos y a la perspectiva universal de su obra sobre el Holocausto” asegura a la AFP Gabor T. Szanto, editor de la revista literaria húngara Szombat, que veía regularmente al escritor.
Su obra más conocida, “Sin destino”, publicada en medio de la indiferencia en 1975, fue finalmente reconocida como una obra que “traza la frágil experiencia del individuo contra la bárbara arbitrariedad de la Historia, y defiende el pensamiento individual contra la sumisión al poder político”, según el jurado del Nobel.
El libro evoca, de forma sobria, irónica y distanciada, la vida del joven deportado que fue.
Kertesz, asimismo traductor de literatura alemana, es también autor “Liquidación” (2004), “Un instante de silencio en el paredón” (1998) o “Yo, otro. Crónica del cambio” (1997).
Su último libro, “La última posada” a punto de ser publicado en España por la editorial Acantilado, incluye diarios íntimos entre los años 2001 y 2009 que constituyen “un testimonio visceral y a veces perturbador de sus experiencias en ese período”, según el editor español.
“Imre Kertész fue un visionario, aunque también un hombre simple y amable que todos nosotros hemos amado también” afirma por su parte su editora francesa, Martina Wachendorff-Pérache, en la web de Actes Sud, la editorial que lo hizo conocer en Francia.