Sábado, 3 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Hospital Larco Herrera implementará servicio para mujeres adictas a las drogas

Publicado el 26/03/16

Lima, mar. 26. Tras la exitosa capacitación ofrecida dentro del proyecto GROW, que contó con apoyo de la Embajada de Estados Unidos, el Hospital Víctor Larco Herrera implementará próximamente un servicio especial para atender a mujeres farmacodependientes, quienes no suelen buscar ayuda.

Así lo anunció su directora, la psiquiatra Gisella Vargas Cajahuanca, quien destacó la pertinencia y urgencia de desarrollar un espacio de este tipo, por el impacto que tienen las mujeres sobre sus familias cuando desarrollan adicción a medicamentos o drogas.
Muchas mujeres que son víctimas de maltrato infantil son proclives a caer en la farmacodependencia, así como las que tienen problemas de baja autoestima, viven en un ambiente adverso o viven con otros farmacodependientes. El objetivo es animarlas a que busquen ayuda”, detalló.
La idea de este nuevo servicio nació después de que el proyecto GROW culminó el adiestramiento de cerca de 50 profesionales de diversos hospitales de Lima y Callao, que a su vez tenían la responsabilidad de repetir lo aprendido en centros de salud en su área de inluencia.
“Dentro de nuestro hospital tenemos capacitados a una psicóloga, una trabajadora social y un médico. A la fecha hemos capacitado a 57 profesionales de centros de salud de San Isidro, Miralores, Surquillo y Magdalena del Mar, que ahora están más sensibilizados con el manejo de mujeres en el consumo de drogas”, manifestó Vargas.
Diagnósticos
La experta refirió que las mujeres farmacodependientes no se identifican como tales porque creen que es normal drogarse cada fin de semana. Sus adicciones incluyen somníferos, crack y cocaína.
“A los hombres adictos se les detecta más pronto en el trabajo o la familia, porque empiezan a perturbar. Las mujeres no lo hacen tanto, pero descuidan a los hijos, incluso pueden concebir niños estando drogadas, lo que es tremendamente perjudicial para los menores”, dijo.
El Proyecto GROW, ‘Desarrollando capacidades para ofrecer tratamiento por abuso de sustancias sensibles al género’, fue posible el año pasado gracias a un esfuerzo colaborativo de la Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud, Devida, la Embajada de Estados Unidosy CARE.
En la actualidad desarrolla diagnósticos rápidos de evaluación de necesidades en 28 establecimientos de salud de Lima y el Callao. Allí se brinda atención a la población vulnerable que abusa de sustancias y drogas, con la asistencia del Instituto Nacional de Salud Mental.
 
Se estima que menos del 10% de consumidoras de drogas y adictas buscan tratamiento formal por los problemas causados.