Jueves, 8 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

El reto es el desarrollo

Publicado el 30/03/16

Por: Guillermo Vidalón del Pino

La virtud de los procesos electorales democráticos es la de incentivar el intercambio de ideas para que la ciudadanía decida por una alternativa entre múltiples opciones.  A la fecha, las elecciones del 10 de abril están decantando algunas opciones y vamos congregando el interés de la ciudadanía en las denominadas Principales.

El Fujimorismo y Pedro Pablo Kuczynski (PPK), ambos ocupan los primeros lugares de intención de voto en todas las encuestas.  Sus propuestas económicas se sustentan en el fortalecimiento de la actividad productiva y en la modernización del aparato del Estado para acelerar la reducción de la pobreza y recuperar, en el menor plazo posible, el ritmo de crecimiento que se logró en el quinquenio anterior.

Keiko representa la recuperación del legado de la transformación económica que se llevó a cabo en el país en los años noventa del siglo XX, así como el cambio de estrategia utilizado para derrotar a la subversión; pero también, el reconocimiento que todo lo hecho no fue positivo, y por lo tanto, ameritaba una condena, una sanción y una rectificación.  El eventual gobierno de Keiko Fujimori no representará el reavivamiento del pasado sino la construcción de un futuro que implicará un tránsito para mejor.  Asimismo, está acompañada de José Chlimper, un empresario agrícola exitoso con una visión de desarrollo del país integrado a un mercado global, precisamente, donde las próximas generaciones encontrarán una oportunidad de vida cada vez más digna.

En cambio, PPK es el funcionario con alto nivel de conocimiento y experiencia en la administración pública, así como la privada.  En ambos casos su desempeño ha sido exitoso.  Ciertamente, PPK es un hombre mayor, pero eso no lo inhabilita ni menoscaba su sapiencia.  Ha conformado su plancha presidencial con Martín Vizcarra, ex gobernador de Moquegua, región que conjuntamente con Tacna alcanzan los más altos estándares de comprensión lectora y conocimiento de las matemáticas.  Además, lideró las negociaciones para el desarrollo del proyecto de cobre Quellaveco (a la fecha, circunstancias ajenas a su voluntad han impedido su concreción). La importancia de lo señalado radica en el convencimiento de que sin desarrollo económico no se generan recursos para que el Estado cumpla su función de redistribuidor para el conjunto de la sociedad.

En el otro extremo del espectro político, tenemos a Verónika Mendoza y al ex cura Marco Arana, representantes del denominado Frente Amplio.  ¿Cuál es su propuesta? Ahuyentar la inversión en la mayor potencialidad económica con que cuenta el Perú, la minería.  ¿Qué podemos resaltar de esta propuesta?, su voluntad de reincidir en el error.  Todos recordamos que su ex líder y actual Presidente manifestó, durante la campaña del 2011, “el agua o el oro”; luego quiso rectificar a “el agua y el oro”. Lo cierto es que a la fecha no ha conseguido ni lo uno ni lo otro y, de paso, menos de la tercera parte de la inversión minera prevista para ejecutar durante su mandato se ha llevado a cabo.

¿Qué podríamos esperar de quien se opone a generar bienestar con los recursos que se pueden obtener de una zona desértica, como es el caso del proyecto Tía María; o, como el proyecto Conga que fue instrumentalizado con fines políticos? Con certeza, el empobrecimiento que hoy registra la región Cajamarca alcanzaría escala nacional, gracias a la agitación política y a la demagogia que buscan concitar la atención de la ciudadanía con fines estrictamente electorales.

Tengamos presente que el reto es el desarrollo y que el Perú tiene que seguir avanzando más allá del 10 de abril.

Muchas gracias por leerme. Se autoriza su reproducción (siempre que se respete la autoría del mismo) para que más peruanos seamos conscientes de la importancia de la minería en el proceso de desarrollo y generación de bienestar en el Perú.