Miercoles, 7 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Exposición “Pasado, presente y futuro” en la Galería Juan Pardo Heeren

Publicado el 08/02/16

Inauguración: Jueves 4 de febrero; 7 p.m.

Galería Juan Pardo Heeren (Jr. Cuzco 446)

Hasta el 13 de marzo

 

La exposición individual de Sherman Meléndez es la motivación e inspiración de reinterpretar el pasado histórico y el desarrollo de la ciudad que lo vio nacer. El artista basa su trabajo en el estudio del pasado histórico de Lima, planteando temas muy diversos a través de los cuales busca expresar la transformación y reconstrucción de una urbe cambiante, y de esa manera proporcionar así una mirada crítica al entorno social. Esta serie de pinturas se podrá apreciar del 4 de febrero al 13 de marzo en la galería Juan Pardo Heeren (Jr. Cuzco 446). De martes a domingo de 11:00 a.m. a 8:00 p.m.

“Para este proyecto cuento aproximadamente con el despliegue de treinta obras de diversos formatos en las que tomo como referencia imágenes visuales del pasado y recreo escenas cotidianas” explica el artista. “En esta labor pictórica reconstruyo la arquitectura urbana de la década de 1960 hasta la actualidad, haciendo uso del dominio técnico de la espátula, el color y la composición. El despliegue de las gamas de colores permite que me tome la libertad de enfocar y expresar lo real de lo irreal, liberándome por completo con la pintura y atreviéndome a desafiar innumerables medidas de formatos”.

Sobre el artista

Sherman Meléndez (Lima, 1978) estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú y se especializó en Dibujo y Pintura. Participó en diversas exposiciones colectivas e individuales como Realidad espontánea (Corte Superior de Justicia del Cono Norte de Lima, 2005); El ayer y hoy (Museo San Francisco, 2015); Secuencias (galería Sérvulo Gutiérrez, 2014), entre otras.

Entre sus principales distinciones destacan el segundo puesto en la Bienal UPLA Huancayo 2014; el tercer puesto en el Concurso de Pintura Salón Nacional ICPNA 2015; el tercer puesto en el Concurso de Pintura Rápida Moquegua 2014; primera mención honrosa en el 86.º aniversario de la Ensabap 2004; primera mención honrosa en el Primer Concurso de Pintura Rápida, organizado por el Patronato Escuela Taller, Lima 2011; primera mención honrosa en la Tercera Bienal Nacional de Pintura UPLA 2012; primera mención honrosa del Primer Concurso Nacional de Pintura Rápida Canchis 2012; cuarto puesto en el xvi Salón Nacional de Pintura Contemporánea Huánuco 2012; primera mención honrosa en el vii Encuentro Latinoamericano de Pintores Marinistas Contra Viento y Marea, Mar del Plata, Argentina (2013); quinto puesto en el Concurso Pintura Rápida Cajabamba 2013; primera mención honrosa en el Concurso Pintura Rápida Nuevo Chimbote 2014.

Sus obras son parte de importantes colecciones privadas y públicas como la del Museo de Arte Contemporáneo UNMSM (Perú) o la del Museo de Arte Contemporáneo Luis Novoa (Ecuador).

Una espátula recoge a la ciudad 

Sherman Meléndez echa una mirada a nuestra ciudad. En sus pinturas, Lima aparece bosquejada en su arquitectura, en sus espacios públicos, pero también, con similar intensidad, en su rostro humano y social. La muestra se llama Pasado, presente y futuro, y es un intento de interpolar imágenes de una Lima que se fue, o que se está yendo —la Lima del centro histórico—, con una Lima que está naciendo, nueva, en sus formas, en sus gentes, en conceptos y conflictos.

Más de treinta pinturas de mediano y gran formato grafican la visión del artista. Para Sherman Meléndez, la realidad no existe, sino, como él dice, «probablemente sea un misterio». Por eso, los datos, las formas, solo son señales o guiños para interpretar lo que tiene ante sus ojos. Y ante sus ojos está Lima, la que viene de la memoria, seguro no sin nostalgias, con sus plazuelas, balcones, portales y callejas en que reverbera tradición e historia; pero también está la ciudad que muda, que está cambiando, sobre todo por los grandes proyectos urbanísticos en donde, por desgracia, lo que más avanza es el cemento y sus secuelas, como la contaminación. Es decir, si no se guarda el equilibrio entre crecimiento y respeto a la ciudad, el futuro paradójicamente es una amenaza para Lima antigua.

César Vallejo decía que una casa viene al mundo no cuando la construyen, sino cuando la habitan. Una ciudad no será una ciudad si no tiene habitantes. Y Sherman Meléndez no los ha olvidado. Allí están en ese río morado de fe católica, en los hombres y mujeres que transitan por sus calles, en los que, encaramados en sus triciclos, recolectan objetos y cosas viejas, fenecidas, para entender un poco más sus vidas o aquellos indigentes que, a pesar de no tener nada, pareciera que lo han perdido todo.

Esa es la Lima que recrea Sherman Meléndez. A veces lo hace desde los espacios íntimos, como un patio interior de una casona, y otras veces, exteriores, en grandes planos, panorámicas, como captadas por un dron. Sus colores vibran en tonos cálidos, como era Lima de antaño; pero también hay cuadros en los que abunda el gris, que es parte de la identidad limeña. Aunque, asimismo, podría ser, si no se la cuida, el signo del futuro que se avecina. De allí que nos parece que el artista apuesta una lucha, sobre todo cuando su espátula aprieta el color al lienzo, como quien quiere perennizar la imagen de una ciudad que el tiempo se esfuerza en desdibujarla.

Pedro Escribano

Escritor y periodista