Jueves, 8 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

CEPAL afirma que la clave ante la Crisis Económica es acabar con la Evasión y Elusión Fiscal

Publicado el 20/02/16

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena Ibarra, asegura en una entrevista con Efe que la clave para afrontar “sin grandes costos” la Crisis Económica en América Latina es luchar contra la Evasión y la Elusión Fiscal, que anualmente le cuestan a la región 320,000 millones de dólares. “La sociedad se está tomando este problema muy en serio. Hoy en día, en todos los países se habla de corrupción e impunidad, y lo que está detrás son los privilegios fiscales y de otro tipo”, sostiene.

“En América Latina, la evasión y la elusión fiscal representan el 6.7% del PIB (…), ahí está la clave para afrontar la crisis sin mayores costos”, insiste. Alicia Bárcena (México, 1952), bióloga de profesión y magíster en Administración y Economía por la Universidad de Harvard, es desde hace ocho años la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y probablemente lo seguirá siendo otros dos años más.

“Nuestra región está en una transición para pasar de una cultura del privilegio a otra de mayor igualdad. Esa es la clave”, sostiene la responsable de la CEPAL, para quien “las reformas para terminar con los privilegios tienen que ser más profundas”. Al respecto, destaca las reformas tributarias de México y Chile, que ya han supuesto un aumento de los ingresos permanentes del 2% y el 0.5%, respectivamente. La región atraviesa por un momento difícil, reconoce Bárcena. Las economías latinoamericanas experimentaron un retroceso del –0.4% en 2015 y para este año se prevé un magro crecimiento del 0.2%.

“El panorama no es muy halagüeño —dice—. A nivel mundial hay un sesgo recesivo en la economía, porque Europa no se ha recuperado y China está cambiando su modelo económico”. Además, el fin del “superciclo de los commodities” ha afectado mucho a los países exportadores de petróleo y minerales, si bien los productores de alimentos podrían recuperarse a medio plazo. Los “ganadores” son Centroamérica y el Caribe, y algo menos México. En el otro extremo se sitúan los países suramericanos, especialmente Venezuela y Brasil.

En América Latina se está produciendo un cambio de ciclo en materia monetaria y financiera, explica Bárcena Ibarra. La subida de las tasas de interés en Estados Unidos ha impactado a la región, aunque podría beneficiar las exportaciones. “Vemos un mundo muy complicado. La situación no es muy favorable. Hay una caída de la demanda agregada a nivel mundial (…), la buena noticia es que América Latina sí logró hacer cambios importantes”, subraya.

De hecho, en los últimos años la pobreza disminuyó del 48% al 28%, en tanto que la miseria cayó del 22% al 12%”, gracias en buena medida a los programas de transferencia de ingresos, “que además no son costosos, porque apenas representan el 0.4% del PIB regional, destaca la secretaria ejecutiva de la CEPAL. En donde América Latina no puso suficiente énfasis fue en la diversificación productiva. A excepción de Ecuador y México, “la región pudo haber avanzado mucho más, para no basar su economía en un sólo producto y pocos destinos”, advierte.

América Latina, la región más desigual del mundo, “ha hecho deberes importantes en materia macroeconómica y social”, pero tiene mucho que avanzar en materia productiva, tecnológica y ambiental. Al hablar de los desequilibrios económicos y sociales, Alicia Bárcena no puede evitar referirse a un “impactante estudio” difundido por la ONG Oxfam en la reciente cumbre de Davos, según el cual 62 personas tienen la riqueza equivalente a 3,500 millones, la mitad de la población mundial.

Por ello, la CEPAL defiende la necesidad de establecer una renta básica ciudadana “para todo el mundo”. En el futuro vamos a trabajar menos horas y vamos a ganar lo mismo (…), hemos llegado a un punto en el que el acceso a Internet tiene que ser un bien público”. Bárcena, que propugna la creación de un mercado único digital, se imagina América Latina atravesada por una autopista de fibra óptica que masifique y homologue el acceso a Internet. “A esta región le urge integrarse. El mundo se está organizando en bloques y nosotros tenemos que aprender a hacerlo”, concluye.