Martes, 6 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Río Paraguay sube en dos ciudades y baja en Asunción

Publicado el 11/01/16

Asunción, ene. 10. El nivel del río Paraguay aumentó hoy en las ciudades de Alberdi y Pilar, dos de las más golpeadas por las inundaciones en el departamento suroccidental de Ñeembucú, pero en esta capital ha registrado un descenso.

Sobre todo para Alberdi la noticia es alarmante, pues desde diciembre es prácticamente una isla por la anegación que provoca la vía fluvial y su muro de contención amenaza con ceder ante el empuje del agua.

De acuerdo con el más reciente informe diario de la Armada Paraguaya, encargada de las mediciones, el río subió un centímetro en esa localidad y llega este domingo a 9,80 metros, debido a las últimas lluvias registradas en todo el país.

El reforzamiento de la muralla y el trabajo de nuevas motobombas instaladas por la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) para desaguar se hacen cada vez más insuficientes para impedir el paso de la masa líquida.

Decenas de pobladores de esa localidad, con algo más de siete mil habitantes, fueron evacuados a la argentina de Formosa, situada enfrente y solo separadas por el río, una línea fronteriza natural entre ambos países.

Respecto a Pilar, el parte oficial asegura que el alza fue de dos centímetros, para sumar 9,12 metros de altura, y la SEN también puso en funcionamiento equipos como los mencionados en el afán de evitar una avenida mayor.

Por su parte, en Asunción, donde más de 100 mil pobladores en las zonas bajas de la ribera permanecen desplazados, el informe de la Armada indica un descenso de dos centímetros este día, pero aún está muy por encima de lo normal con 7,74 metros.

Los afectados se distribuyen entre albergues de la SEN y la municipalidad, locales de familiares o amigos, casas precarias fabricadas de urgencia con madera y planchas metálicas o bien instalados como pueden en plazas públicas.

Desde otra pequeña localidad paraguaya, Nanawa, se reporta igualmente una situación difícil, menos divulgada, donde mil de sus siete mil habitantes están negados a abandonarla y resisten el agua casi hasta el cuello en lo más alto de algunas edificaciones.

El propio intendente comunal, Marcelino Núñez, continúa en la segunda planta de su vivienda familiar, donde instaló la oficina de ese municipio del departamento de Presidente Hayes, en la región occidental del país.

Más complejo es el escenario para quienes permanecen en varios sectores del poblado que carecen de los servicios de agua potable y energía eléctrica.

Núñez emitió una exhortación de ayuda no ya para solo los humanos, sino además para el rescate de animales abandonados a su suerte sobre los tejados pues no tienen cómo alimentarse ni huir de la inundación.

Una temporada muy intensa de El Niño provocó desde octubre lluvias de altos niveles que afectaron sobremanera a Paraguay, con desbordamientos de sus principales ríos, y en alguna medida a países vecinos.

Aunque parece haber decretado una tregua este mes, los pronósticos indican un nuevo incremento de los efectos de ese fenómeno climático para marzo y abril.