Viernes, 9 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Obama rompe en llanto tras anunciar principales medidas sobre armas de fuego en EE.UU

Publicado el 05/01/16

Washington, ene. 05. El presidente estadounidense, Barack Obama, rompió en llanto tras anunciar este martes una reforma de “sentido común” para controlar la venta de armas de fuego, que es objeto de duras críticas, principalmente por los candidatos a la investidura del partido Republicano a las presidenciales de noviembre.

Las siguientes son las principales medidas para controlar  más las ventas de armas de fuego en Estados Unidos:
 
– Ampliar las condiciones para la obtención de un permiso de venta de armas incluyendo a los vendedores por internet.
Cualquiera que venda armas en línea deberá obtener una licencia, incluso si solo vende o revende una sola arma en total. Quien venda armas sin permiso, incluso en línea, se arriesga a una pena de cinco años de prisión y una multa de 250,000 dólares.
– Mejorar la verificación de los antecedentes criminales de los compradores de rifles. 
En 2015, el Sistema Nacional de verificación rápida de antecedentes criminales (NCIS), que depende del FBI, recibió 22,2 millones de pedidos de verificación, unos 60,000 por día. Pero la ley estadounidense otorga tres días solamente a las autoridades federales para aprobar una venta de armas.
Si un pedido de antecedentes no es procesado en ese plazo, el vendedor podrá proceder con la transacción, aún si la verificación no fue completada. Obama ordenó al FBI destinar 230 examinadores suplementarios para aumentar en 50 por ciento los efectivos del NCIS y también permitir la verificación 24 horas al día, todos los días de la semana.
– Exigir la verificación de antecedentes criminales para quienes compren rifles, incluyendo los “más peligrosos” como las armas automáticas, a través de fideicomisos, sociedades y organizaciones locales.
Desde 2000 a 2014 el número de pedidos de compra de este tipo de armas a través de esas sociedades, y no directamente por individuos, pasó de 900 a 90,000, según el presidente estadounidense. Sin embargo esas transacciones escapaban hasta ahora de las verificaciones de antecedentes criminales.
– La Casa Blanca propone un “nuevo diálogo” con los estados del país para garantizar que las autoridades locales transmitan a la base de datos nacional sus estadísticas criminales sobre personas diagnosticadas con trastornos mentales o antecedentes de violencia familiar.
– El gobierno de Obama pide a la justicia concentrarse en los casos más críticos como los traficantes de armas. 
En ese sentido, el próximo presupuesto preverá la contratación de 200 agentes e investigadores suplementarios para la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF) para reforzar la aplicación de leyes vigentes sobre el control de armas, anunció Obama.
– Obligar a los vendedores reportar los robos de armas de fuego. 
Las leyes actuales que regulan la responsabilidad de reportar robos son “ambiguas”, según Obama. Por ello la ATF “clarificó” esta semana esta regla haciendo a los vendedores responsables de informar desde el momento en que descubran el robo o la pérdida de un arma.
– Aumentar en 500 millones de dólares la ayuda a las personas que sufren de trastornos mentales graves.
– Apoyar el desarrollo de tecnologías para aumentar la seguridad de las armas de fuego. 
Un arma de fuego inteligente – o “smart gun” – se activa únicamente cuando es manipulada por un usuario autorizado, lo que impediría a un niño disparar con el arma de sus padres.