Miercoles, 7 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Interior retiró a 1,688 policías involucrados en actos de corrupción

Publicado el 27/01/16

Lima, ene. 27. Como parte de los esfuerzos para eliminar la corrupción en la Policía Nacional del Perú (PNP), se ha procedido a retirar de la institución a 1,688 efectivos durante el período 2011-2015, luego de ser encontrados responsables de irregularidades, informó la inspectora general del Ministerio del Interior (Mininter), Susana Silva Hasembank.

La funcionaria comentó que durante 2015 se separaron de la institución a 512 policías por medidas disciplinarias, cifra sustancialmente superior a los años 2014, 2013, 2012 y 2011.
“Se han realizado más supervisiones, visitas inopinadas, operativos y actividades de control dentro de la Policía. Sabemos que este sector es sumamente difícil, pero vamos avanzando y estamos satisfechos con lo alcanzado en 2015[…]”, declaró al diario oficial El Peruano.
Silva Hasembank detalló que en 2011 fueron retirados 300 policías por corrupción y diversas irregularidades; en 2012, 234; en 2013, 332; y en 2014, 310.
Refirió que durante su gestión se modificó el marco normativo a fin de que las sanciones sean más severas para las infracciones graves más recurrentes de los policías, como solicitar y recibir coimas, favorecer un delito o actividad ilícita, abuso de autoridad y violencia familiar.
“Hemos tipificado mejor las infracciones y fortalecido las sanciones. Hoy en día, por ejemplo, ante el caso de un policía involucrado en un acto de violencia familiar, se propone que pase a situación de disponibilidad por seis meses a dos años, y si incurre en lo mismo, se va de la institución”, dijo
Según la inspectora general del Mininter, es importante seguir avanzando con las acciones necesarias para separar de la institución a los malos policías.
“Tenemos la voluntad y el convencimiento de que se pueden generar cambios significativos en la Policía. La lucha contra la corrupción en este sector es un tema prioritario porque es un componente de la seguridad ciudadana. No podemos garantizar una debida seguridad si es que no limpiamos a la institución”.
Agregó que la oficina a su cargo es consciente de la necesidad de tener policías con conductas intachables, sobre todo en momento en que se está aplicando la Ley de Flagrancia, que permite el proceso de personas en menor tiempo.
“Tenemos el mandato consensuado del ministro del Interior y el director de la Policía de ser rigurosos con el personal. Así como demandamos respeto y un trato adecuado a los efectivos, nosotros también exigimos que el personal policial se comporte de esa forma con la ciudadanía […]”, acotó.