Domingo, 11 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

BATALLAS DE SAN JUAN Y MIRAFLORES

Publicado el 13/01/16

Las batallas de San Juan y Miraflores forman parte de la denominada Campaña de Lima, tramo final de la Guerra del Pacífico entre Perú y Chile. Después de los triunfos en el Alto de la Alianza y en Arica, el ejército chileno se preparó para invadir Lima.

Los chilenos contaban con un ejército de 20, 350 hombres de infantería y 1, 301 de caballería, además contaban con 80 cañones. La primera tropa desembarcó en el puerto de Pisco el 19 de noviembre de 1880 y avanzó hacia Lurín al mando de Patricio Lynch. Las otras dos tropas desembarcaron en Chilca y Curayaco el 26 de diciembre.

A las cuatro de la madrugada del 13 de enero se produjo el primer ataque de los chilenos. A pesar de las numerosas pérdidas, se impusieron por su superioridad numérica y su mejor armamento. Es así que los peruanos se replegaron hacia el morro Solar y hacia Chorrillos. Paralelamente, la segunda división chilena se fue encima de las fuerzas peruanas apostadas en el cerro Pamplona.

El contingente de fuerzas chilenas dirigidas por el capitán de navío Patricio Lynch se dirigió al morro Solar, donde se encontraban al mando de tropas peruanas el ministro de guerra Miguel Iglesias, el jefe de estado mayor Guillermo Billinghurst, el coronel Justiniano Borgoño y otros oficiales de alto rango. En un primer momento no lograron tomarlo, pero luego, con la ayuda de tropas y artillería de refuerzo, se adueñaron del lugar. El enfrentamiento de San Juan ocasionó la pérdida de 10 mil soldados en ambos ejércitos.

En la noche los chilenos saquearon e incendiaron Chorrillos y Barranco. Durante tres días ambos distritos ardieron hasta quedar casi en escombros. Los invasores aprovecharon la situación para cometer toda clase de desmanes. Cáceres trató se sacarle provecho a esta situación para atacar por sorpresa, pero Piérola rechazó tal propuesta.

La defensa de Miraflores se organizó en tres zonas: La zona derecha al mando de Cáceres, la del centro a las órdenes del coronel Belisario Suárez y la de la izquierda a cargo del coronel Justo Pastor Dávila.

En total fueron diez lo reductos fortificados que se construyeron para esperar al enemigo. A las 2 y 15 de la tarde del 15 de enero de 1881 se inició la Batalla de Miraflores. Por muchas horas los peruanos libraron una lucha sin cuartel que obligó a retroceder a los chilenos. Sin embargo la falta de coordinación entre los reductos y la ausencia de un estratega militar imposibilitó que se consolidara tal posición. La tropa chilena, en cambio, se vio reforzada con la 8,000 efectivos.

Cerca de las cinco de la tarde los reductos fueron cayendo poco a poco y a las 6 los chilenos controlaban el terreno. Los peruanos perdieron 3, 000 soldados, mientras que los chilenos 2, 124. El ejército chileno ingresó a Miraflores y quemó la ciudad, como ante lo hizo con Chorrillos y Barranco, llevando a cabo el respectivo repas0  por parte de la soldadesca chilena siguiendo órdenes de su comando.