Domingo, 4 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Rusia denuncia intentos de Turquía de boicotear proceso sobre Siria

Publicado el 02/12/15

Moscú, dic. 02. El canciller ruso, Serguei Lavrov, denunció hoy que el derribo de un bombardero en Siria por un caza turco pudo perseguir el propósito de boicotear el proceso negociador de paz en ese país árabe.

Consideramos que el incidente con el avión Su-24 -que costó la vida a un piloto ruso y un infante de marina- estaría dirigido a minar el formato de Viena, afirmó Lavrov tras las conversaciones con su par chipriota en Nikosia, según reportó el canal Rossia 24.
Aclaró el jefe de la diplomacia rusa ante preguntas de la prensa que Rusia dio pasos adecuados acorde con las circunstancias originadas por el acto de Ankara.
El bombardero Su-24 con dos pilotos a bordo fue impactado por un cohetazo aire-aire desde un caza F-16 cerca de la frontera turca. Las autoridades rusas afirman que el avión militar no violó el espacio aéreo del vecino país, como alega la contraparte.
Al respecto el presidente Vladimir Putin dijo esta semana en París, en la Cumbre del Clima, que Turquía cometió un grave error por lo que tachó de golpe por la espalda de quienes son cómplices de los terroristas.
Vemos esa acción como una contraposición a las tareas de lucha contra el terrorismo, expresó Lavrov, al insistir que el ataque al avión ruso podría encubrir un intento de minar el proceso de solución política del conflicto en Siria, que fue iniciado en octubre en Viena.
Indicó, empero, el canciller que pese al ataque infundado Rusia no rehusará a la solicitud de contactos por la parte turca, formulados de manera insistente, en ocasión de su participación en la reunión ministerial de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, que tendrá lugar en Belgrado, el jueves y viernes, anunció.
Escucharemos qué dirá Ankara y si aparece algo distinto a lo que pronunciaron públicamente, agregó el titular de Asuntos Exteriores.
Una de las primeras medidas adoptadas por Moscú fue la interrupción de la cooperación militar bilateral y la suspensión de la labor de la comisión intergubernamental de colaboración económica y comercial. El gobierno ruso decretó una disposición con medidas especiales que restringen severamente el comercio binacional con afectaciones a las exportaciones turcas y el turismo.
Denuncia contra Erdogan
Por su parte, el viceministro ruso de Defensa, Anatoli Antonov, denunció este miércoles que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su familia están directamente “implicados” en el tráfico de petróleo con el llamado Estado Islámico.
“El principal consumidor de este petróleo robado a sus legítimos propietarios, Siria e Irak, resulta que es Turquía. Según informaciones obtenidas, la clase política dirigente, incluido el presidente Erdogan y su familia, está implicada en este comercio ilegal”, declaró Antonov, añadiendo que el “cinismo del gobierno turco no tiene límites”.