Sábado, 10 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Celebran declaratoria de fiesta de la Candelaria como Patrimonio de la Humanidad

Publicado el 28/11/15

Puno, nov. 28. Con un colorido pasacalle de danzas puneñas y reconocimiento a destacadas personalidades, pobladores de Puno recordaron ayer el primer año de la declaratoria de la Festividad de la Candelaria como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Entre las actividades programadas, se realizó la ceremonia de reconocimiento a las personalidades puneñas que participaron activamente en la elaboración del expediente para el reconocimiento de la fiesta mayor de Puno.
“A nombre del Ministerio de Cultura hacemos el reconocimiento a las personas que hicieron posibles para que la festividad de la Virgen de la Candelaria sea reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, afirmó Gary Mariscal, director de la Oficina Desconcentrada de Cultura de Puno.
Al acto de reconocimiento de las personalidades puneñas, también participó la presidente de la Federación Regional de Folklore y Cultura de Puno, Yeny Silva Quispe; y ex autoridades regionales y locales.
Paralelamente a esta actividad, los estudiantes de la Universidad Nacional del Altiplano, realizaron un pasacalle de sicuris, consideradas como la danza emblemática de la región Puno.
Los actos de conmemoración también incluyen exposiciones fotográficas alusivas a la Festividad de Candelaria, además de celebración eucarística y develación de la placa de reconocimiento de la Festividad de la Candelaria como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, cuyo título fue otorgado por la Unesco el 27 de noviembre del 2014.
Cabe destacar que la nominación en la lista representativa responde a la combinaciones rituales religiosos con tradición musical, danzas y artesanía, la Festividad de la Virgen de la Candelaria, reúne a las comunidades quechua y aimara de Puno.
Además de contribuir a la toma de conciencia respecto a la habilidad que tiene el patrimonio cultural inmaterial de crear espacios de intercambio y cohesión social; así como de celebración de la diversidad de creencias religiosas y expresiones culturales, como testimonio del respeto y el diálogo entre comunidades.