Lunes, 5 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

ANTONIO RAIMONDI

Publicado el 18/09/15

El investigador, naturista, geógrafo y explorador Antonio Raimondi nació en Milán el 19 de setiembre de 1824. Penúltimo de ocho hermano, sus padres fueron Enrico Antonio Raimondi Mazza, pastelero de profesión, y María Agata Rebeca Dell’Acqua Vismara.

Dede joven manifestó una clara inclinación por el estudio de las ciencias naturales. La lectura de libros de viajes de Colón, Cook, Von Humboldt, Dumont D’ Urville, Bougainville despertaron en él el deseo de conocer el territorio americano. Luego de haber leído todo lo concerniente a Sudamérica, eligió al Perú como destino para sus investigaciones, pues era el país menos conocido.

El 28 de julio de 1850 llegó al Callao en el bergantín La Industria, huyendo de la guerra por la independencia y unidad de Italia. Ese mismo año empezó a trabajar en lo que será más tarde la Escuela de Medicina, cuyo director era el médico peruano Cayetano Heredia.

A partir de 1851 se desenvolvió como profesor de geología y botánica. En 1852 organiza su primer viaje largo, internándose hasta llegar a Chanchamayo. Al año siguiente visita las Islas de Chincha y la zona de Tarapacá para investigar sobre las salitreras. Entre los años 1858 y 1861 explora detenidamente el norte del país, trasladándose a Trujillo.

Antonio Raimondi fue uno de los fundadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en 1856.

A lo largo de su vida elabora más de 15 mapas y planos entre los cuales se encuentra el mapa del Perú a escala 1, 500.000 en treintidós hojas. Sin duda la obra más destacada de Raimondi es “El Perú”, editada en seis tomos entre 1875 y 1913. Durante 40 años de estancia en el Perú lleva a cabo un ingente trabajo de investigación naturalista, sobre todo en los aspectos botánicos, meteorológico, mineralogista, geográfico y también histórico. Se trata del proyecto más ambicioso y logrado en el siglo XIX por viajeros.

 A Raimondi se le atribuye una frase popular que jamás pronunció: “El Perú es un mendigo sentado en un banco de oro”. 

En 1869 contrajo nupcias con la dama huaracina Adela Loli, con quien tuvo tres hijos: Enrique, María y Elvira. Desde ese entonces, a su apremio por poder culminar su obra en vida, se sumó la preocupación permanente por la adecuada manutención de su familia.

Afectado por una larga dolencia, Antonio Raimondi fallece el 26 de octubre de 1890 en la localidad de San Pedro de Lloc, La Libertad. Sus restos reposan en el cementerio Presbítero Maestro de Lima, en el mausoleo especialmente construido en su homenaje.