Jueves, 8 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Inauguración Nuestra Costa, Sierra & Selva, individual de pintura de Manuel Zavala 43° aniversario

Publicado el 13/07/15

Hace 59 años, un soleado lunes del mes de junio nace en la ciudad de Lima, Manuel Zavala. Tal vez por eso Zavala lleva el Sol adentro, su obra lo pone de manifiesto y su obra habla del Perú, ese territorio contrastante, diverso y plural, concepto en cuya vastedad solemos perdernos o aislarnos, sobre todo cuando nos adentramos en los derroteros de la razón buscando un concepto de identidad nacional que defina tanta pluralidad, ardua labor. Pero ante la disyuntiva el artista toma un atajo, su espátula es la garrocha con la que se salta la vaya de la razón para apelar a la emoción en la experiencia personal, única y trascendental del espectador en contacto con su obra.

Manuel Zavala de mirada sonriente, curiosa, adivinadora, voz afable y modos suaves, es un poeta del color, que en lugar de una pluma empuña una espátula, artilugio que domina plenamente, desde su base, hasta su punta pasando por sus bordes para plasmar en sus lienzos con fina maestría, los antojos de su corazón, antojadizo corazón. Ejerce diariamente su sensibilidad, respetando al prójimo, pero de respetar, respeta sobre todo las diferencias, respeto es una palabra que él asocia a Jackie Chan, de quien es amigo personal.

Reflexionar sobre el respeto a la Pachamama es la invitación que el Maestro Manuel Zavala nos extiende como mensaje subliminal detrás de esta bella interpretación de Nuestra costa, sierra y selva, pero es una invitación también a reflexionar sobre la herencia que nosotros recibimos de nuestros padres y aquella que como padres dejaremos a nuestros hijos, un poco menos verde, un poco más marrón y mucho más gris, sobre el lienzo, el artista se ha permitido revertir estos daños añadiendo color de una forma magistral y poética a cada piso ecológico de su propia topografía personal.

Los modos suaves de Zavala contrastan con la fuerza telúrica de sus lienzos, con la generosa textura con la que hablan sus imágenes, un regalo de un ser humano a otro, un homenaje a su Maestro Milner Cajahuaringa que nos complace compartir con todos ustedes desde el jueves 16 de julio hasta el domingo 2 de agosto en la galería Delbarrio.