Martes, 6 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Emigrar es la única salida para muchos jóvenes griegos

Publicado el 03/07/15

Atenas, jul. 03. La emigración se ha convertido en la única salida para muchos jóvenes griegos, en un país con un desempleo juvenil récord y una deteriorada situación económica.

“No veo porvenir en Grecia”, suspira Dani Iordake, un joven de 21 años, que tuvo que abandonar la universidad para ayudar a su madre a pagar las facturas. “Tal como están las cosas, no me imagino viviendo aquí y luchando cada día”.
Otros ya se han marchado. Desde que comenzó la crisis financiera, más de 200.000 griegos abandonaron este país de 11 millones de habitantes, según el gabinete Endeavour.
Varias son las razones que los impulsan a irse, según una encuesta del grupo ICAP entre más de 1.300 expatriados: falta de meritocracia, demasiada corrupción, crisis económica, incertidumbre sobre el futuro o las buenas perspectivas de carrera en el extranjero.
Christos Pennos, de 32 años, dejó el país en 2013 porque “no había oportunidades en el campo científico”. Ahora está en Noruega, donde se dedica a la investigación. Y el suyo no es un caso aislado. “Mi hermano vive en España, mi mejor amigo en Alemania. Tengo amigos en Noruega, Suecia, Holanda, Bélgica, Francia e incluso en Polonia”, afirma.
Pensaba quedarse dos o tres años en Noruega, pero lo hará más tiempo “pese a que echo de menos a mi familia, y echo de menos el sol y la comida griega”
– Uno de cada dos jóvenes en el paro –
Josie y Marilena tienen 23 y 33 años. La primera es masajista terapeuta y trabaja por su cuenta. “Antes de la crisis ganaba 1.300 euros netos y hoy no saco ni la mitad, además en bruto”, asegura. Su novio, un refugiado sirio, está en Holanda, donde obtendrá sus papeles. “Pienso ir a vivir con él”, dice.
Marilena, cuya madre es alemana, tiene un hermano que se fue a Alemania. Ella también piensa seguir sus pasos.
Giannis Grigoriou, un ingeniero civil desempleado, está aprendiendo árabe y se imagina viviendo en Kuwait. “Desgraciadamente, mi sector de actividad se ha hundido. De media el salario en Grecia es de 500 euros”, explica.
La emigración griega, en especial la de los jóvenes, “no es un fenómeno nuevo pero se ha acrecentado considerablemente durante la crisis”, afirma Lois Labrianidis, economista y geógrafo, profesor en la universidad de Tesalónica.
“Y no es porque esperen una muy buena situación en el extranjero sino porque no pueden encontrar empleo en Grecia. Están obligados a irse”, explica.
La tasa de desempleo en el país, la mas elevada de Europa, fue del 25,6% en marzo, según los últimos datos disponibles. Casi un joven de menos de 25 años de cada dos está sin empleo (49,7%).
En el ministerio de Economía, donde también trabaja, Lois Labrianidis tiene un objetivo: desarrollar inversiones, industrias y empresas de alto valor añadido para incitar a los jóvenes con estudios a quedarse, y a que la diáspora inyecte dinero en el país.
“Estos días son cruciales para Grecia, pero sobre todo son cruciales para los jóvenes”, asegura.