Sábado, 10 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Devoción eterna por la Mamacha Virgen del Carmen de Paucartambo

Publicado el 15/07/15

Lima, jul. 15. Paucartambo está asociada a la festividad de la Mamacha Virgen del Carmen. En esta época del año la ciudad, ubicada en la región Cusco, se transforma para vivir plenamente esta fiesta religiosa cuyo origen se remonta a los tiempos de la colonia.

Es una celebración mágica y real que tiene un profundo significado religioso, social y ritual donde convergen las costumbres ancestrales andinas y los rituales católicos simbolizados en sus bellas danzas tradicionales.
Esta festividad se realiza cada año en el pueblo de Paucartambo de origen colonial, ubicado a 110 kilómetros de la ciudad del Cusco, una ciudad típica andina de adobe y teja.
Los días centrales de esta festividad se celebran entre el 15 y 18 de julio de todos los años, con la participación de miles de devotos y visitantes que se congregan en este lugar para celebrar la Festividad de la Virgen del Carmen.
En esta semana Paucartambo se llena de gente, de vecinos que migraron hace bastante tiempo a otras ciudades y que en esta época del año regresan para revivir sus mejores recuerdos, de peregrinos que viven la devoción intensamente y por turistas que anhelan vivir esta experiencia.
La fiesta puede durar hasta una semana y durante ese lapso, las muestras de fe, las danzas, la música y la comida se unen para hacer de esta festividad una de las más esperadas en el Perú.
Origen del culto
El origen de la fiesta a la Virgen del Carmen se inició en el siglo XVII, cuando los “qollas” llegaron a Paucartambo, con fines de intercambio comercial de sus productos. En uno de esos tantos viajes, vieron en una vasija de barro el rostro en relieve de la virgen. Fue así que escultores de la zona construyeron su imagen completa y el templo donde miles de fieles acuden a venerarla con fervor y respeto.
La entrada de esta fastuosa fiesta comienza el 15 de julio, se da inicio con el estallido de un cohete, el mismo que es contestado por cameretazos y repique de campanas, la interpretación de dianas a cargo de las bandas musicales.
Luego, se efectúa la entrada de comparsas y el “cera apaycuy”, la noche es oportuna para iniciar el “qonoy” o fogata, donde los q’olqas, los chunchus y los maqtas escenifican el purgatorio, haciendo alarde de sus picardías, carreras y saltos acrobáticos.
A partir de las 22:00 horas el Prioste con su banda de músicos y comparsas dan la serenata a la Virgen, interpretando el “punchauniykipi”, hasta el amanecer del día 16 que es el día central de esta hermosa festividad que es visitada por sus fieles que llegan de diversas partes del Perú y del mundo, la Mamacha Carmen convoca verdaderas masas humanas de feligreses.
La fiesta central, el 16 de julio, empieza con dos celebraciones eucarísticas: la misa de Aurora a las 05:00 horas y la misa de fiesta a las 10:00 donde resaltan las hermosas canciones de los qollas y los qhapac negros. Miles de Pobladores y turistas acuden a escuchar la palabra divina y a renovar su fe.
Al término de la misa se inicia la fiesta, las comparsas danzan en calles y plazas; bajo la autoridad del Prioste se realiza el “bosque” donde los qollas desde un balcón arrojan muñecas y muebles en miniatura.
Al mediodía, los maqtas toman las calles de Paucartambo haciendo bromas a los pobladores y turistas. Luego, en la casa del “Prioste” se distribuye el “once”, entre los fundadores, danzarines y músicos de todas las comparsas.
A las 15:00 horas se inicia la gran procesión de la Virgen del Carmen y en los tejados y balcones, los saqras esperan a la Mamacha. La comparsa de “demonios juguetones” con caras de fieros animales son los protagonistas. Ellos se ubican en los balcones y en los techos de las casas para esperar y tentar con lujosos regalos a la Virgen del Carmen.
Después de un largo recorrido entre cánticos y aplausos, la imagen venerada regresa al templo. Los saqras no se dan por vencidos y siguen queriéndola tentar. Pero no lo logran. Entonces se inicia la fiesta en la Plaza de Armas. Allí cuadrillas de danzarines enmascarados bailan y cantan por las calles.
Otro de los momentos más emotivos es cuando los Qhapaq Qollas aparecen bailando. Luego cuatro de ellos suben a una plataforma de madera para arrojar diversos regalos. En tanto, desde arriba y desde abajo aprovechan para bromear y armar el alboroto.
El 17 de julio es el día de la “Bendición y guerrilla” , después de la misa y bendición , las comparsas se dirigen al cementerio en pasacalle para visitar a los danzarines fallecidos en medio de cánticos y recuerdos. Luego de ello la gran caravana visita la cárcel para ofrecer momentos de regocijo a los enclaustrados.
El 18 de julio la Virgen es colocada en el bautismerio del templo, a cuyo pie se realiza el tradicional “ocarikuy”, que consiste en la representación de niños y adolescentes para ser bendecidos por el sacerdote. A las 16:00 horas culminan los festejos con una bendición de la Virgen a la población.