Sábado, 10 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Crónica: Cabalgando rumbo a la victoria

Publicado el 20/07/15

La fecha 11 dejó como único puntero a Alianza Lima

Es increíble como levantó su nivel el cuadro blanquiazul, Gustavo Roverano debería estar en la lista de los entrenadores que está buscando Alianza Lima, es más, su nombre debe estar con un resaltador amarillo, los resultados y el funcionamiento en el campo se elevó en las últimas fechas, no solo el sistema es el indicado, el equipo juega con una dinámica diferente, los goles mejoran la estadística y se nota que la finalización de las jugadas y evitando diciendo no al pelotazo juega muy bien, gustando mucho al público que paga una entrada para ver a este renovado equipo de La Victoria. Alguna vez alguien dijo que los íntimos habían perdido la “quimba” ese sabor que los identificaba en la cancha, donde se divertían tocando el balón por abajo y creo que es el momento para decir que recobraron a tener ese sabor criollo que los identificaba, Alianza golea en casa como en sus mejores momentos y ha puesto en el colocho Preciado un hombre encargado de contagiar esa alegría a los compañeros y de paso enseñarle los últimos pasos de baile en su natal Colombia, punteros en la tabla de posiciones, solos y con ese deseo entero de ser campeones nacionales después de mucho tiempo, el Comando Sur y toda la hinchada le tiene confianza a Roverano y no creo que estén de acuerdo a que traigan a un director técnico para reemplazarlo.

El UTC de Cajamarca llegaba a Matute para intentar robar algún punto al embalado Alianza, el equipo de Javier Arce se vería sorprendido con esos dos goles que llegaron casi juntos, el primer cuarto de hora había controlado bien el vendaval blanquiazul pero el toque de pelota y las constantes llegadas surtieron efecto, primero Landauri para cruzar una pelota que venía desde la derecha donde tenemos que mencionar a Roberto Guizasola que tuvo un bien accionar por su banda, esa zaga de cuatro al fondo nunca desentonó, y en el medio tener a Atoche al lado de Albarracín era una gran seguridad que nos hizo olvidar a Pablo Miguez, y bueno si tenemos que mencionar el accionar del bloque ofensivo tendríamos que elogiar nuevamente a los “re inventados” por Roverano, y les digo así pues Preciado y William Mimbela no tuvieron muchas opciones con Sanguinetti y en el caso del colombiano se siente cómodo jugando en una posición diferente, le cae como anillo al dedo. Después del gol de Landauri llegaría el de Gabriel Costa, un cerebro que ya encontró su mejor momento en Alianza, los hilos del ataque siempre pasan por los pies del uruguayo, con él, funcionan siempre bien y más cuando se junta con “titi” que no abandona ese extremo por izquierda.

Araujo que se había sumado para el juego aéreo en una pelota detenida, se encontró un balón cerca de la media luna y metió un zapatazo para poner el tercero, las cosas estaban controladas por los locales que ya disfrutaban del primer lugar de la tabla, una goleada donde los blanquiazules demostraban toda su clase ante el cuadro cajamarquino, que a pesar del descuento de Lavandeira, el penal que marcaba Mimbela desde los doce pasos sellaban una goleada que ponía en lo más alto a los dirigidos por Roverano.