Domingo, 4 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

CPL convoca a la ciudadanía a participar en campaña por la renovación de la Ley del Libro

Publicado el 30/07/15
La Cámara Peruana del Libro ha emprendido la acción “Pastillas para no olvidar – #noalimpuestodellibro”, que consiste en la entrega a los congresistas de fotografías de ciudadanos sumándose a la campaña y solicitando la urgente renovación de la Ley 28086, conocida como Ley de Democratización del Libro y del Fomento de la Lectura, proyecto que se debatirá en el Congreso de la República, durante la legislatura que acaba de empezar.
Los ciudadanos pueden sumarse a esta campaña en la FIL- Lima (ubicada en el Parque de los Próceres en Jesús María), tomándose una fotografía con el motivo de la iniciativa y firmando en el módulo especialmente acondicionado para este fin.
El aporte de la Ley del Libro
Como se recuerda, a partir del 11 de octubre de este año vencen los beneficios tributarios para las editoriales nacionales e importadores de libros, que los exoneran del Impuesto General a las Ventas, y que desde el 31 de diciembre tendrán inclusive más recargos. Ante ello, el Ministerio de Cultura (Mincul), trabajando conjuntamente con la CPL, ha presentado un informe al Ministerio de Economía y Finanzas, que fundamenta los beneficios económicos de la Ley del Libro. Con este informe como base, se discutirá el proyecto por la renovación en el Congreso de la República.
           Daniel Alfaro, representante del Mincul, explica que la Ley del Libro ha inyectado 2,012 millones de dólares en la economía peruana en los últimos diez años. En detalle, eso se debe a 2,154 millones de dólares por una mayor producción editorial, mayor importación y exportación de libros y materiales relacionados a la producción del libro, más 34 millones de dólares por oferta de empleo generada, contra los apenas 176 millones de dólares que se dejó de percibir por las exoneraciones tributarias.
       Asimismo, Alfaro resalta la aparición de editoriales nacionales gracias a estos beneficios: en 2003 eran apenas 2 mil y en 2011 pasaron a 6 mil, y que han surgido editoriales en regiones donde antes no había. Del mismo modo, las exportaciones de libros en ese periodo pasaron de 40 a 80 millones de dólares, y las importaciones de 60 mil millones a 100 mil millones de dólares. A su vez, la informalidad se redujo significativamente: en 2003 representaba 450 millones de dólares y en 2013 apenas 94 millones de dólares.
Por su parte, Germán Coronado Vallenas, presidente de la CPL y editor, recalca que la actual Ley del Libro “ha hecho posible que pongamos los cimientos para desarrollar una industria editorial, con cifras modestas pero con un crecimiento que llega al 300%. Ello demuestra que sí hay un interés por la lectura, que debemos seguir desarrollando”. Asimismo, explicó que la mencionada norma ha generado un público más diverso y ávido por leer. “Esta ley va más allá del gremio de libreros y editores: es de interés público”, manifiesta Coronado, quien resalta que la democratización del acceso a la lectura permite construir identidad en la sociedad, combate las desigualdades sociales y favorece el desarrollo económico y humano del país.
A su vez, el especialista colombiano Bernardo Jaramillo, Subdirector de Producción y Circulación del Libro de Cerlalc, explica que la Ley del Libro es un tema esencial en toda la región. Reveló que solo en dos países latinoamericanos los libros pagan impuestos, Chile y Guatemala, y que algunos países tienen leyes del libro bastante antiguas, como la colombiana, que data de 1958.
Coronado y Jaramillo concuerdan en la necesidad de no solo renovar los efectos de la Ley del Libro, sino asimismo de diseñar una nueva, más duradera o imperecedera, a la vez que acorde con las nuevas tecnologías digitales, como los libros electrónicos y las políticas de derechos de autor en Internet. De la misma manera, resaltaron la vital importancia de crear una red de bibliotecas públicas para democratizar el acceso al libro.
20ª Feria Internacional del Libro de Lima (FIL-Lima)
Del viernes 17 de julio al domingo 2 de agosto
Ubicación: Parque de los Próceres de la Independencia (cuadra 17 de la avenida Salaverry, Jesús María).
Horario: De lunes a domingo (incluidos feriados) de 11.00 a 21.30 horas.
Entrada: Cinco nuevos soles (público en general)
Tres nuevos soles (estudiantes y profesores de educación inicial, primaria y secundaria, con identificación).
Los menores de 12 años y los mayores de 65 años tendrán ingreso libre.