Sábado, 3 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Un decapitado y varios heridos en un atentado yihadista en una planta de gas en Francia

Publicado el 26/06/15

Saint-Quentin-Fallavier, jun. 26. Una persona fue decapitada y otras dos resultaron heridas en un atentado yihadista cometido este viernes en una planta de gas cerca de la ciudad francesa de Lyon (centroeste) y las fuerzas del orden detuvieron al presunto autor y a un sospechoso.

Según una fuente próxima al dossier, la víctima fue identificada como un jefe de empresa de las afueras de Lyon, aunque no se precisaron más detalles sobre su identidad.
El hombre hallado muerto es “una persona inocente que ha sido asesinada y vilmente decapitada”, declaró el ministro de Interior francés, Bernard Cazeneuve, que acudió a media mañana al lugar.
Cazneuve instó a “la contención y la dignidad” tras el descubrimiento macabro de la cabeza del difunto, que colgaba de una verja cerca de algunas banderas islamistas.
“El terrorismo islamista ha golpeado una vez más a Francia”, reaccionó el primer ministro Manuel Valls, de viaje en Bogotá, denunciando un “escenario vil” antes de acortar su gira por América Latina para volver a París.
Las autoridades francesas estaban alerta ante la posibilidad de nuevos atentados tras los ataques cometidos en nombre del islam radical que dejaron 17 muertos a principios de enero en París.
El ataque se produjo hacia las 08H00 GMT en una planta de gas del grupo estadounidense Air Products en Saint-Quentin Fellavier.
Su presunto autor, detenido poco después, fue identificado por Cazeneuve como Yassine Salhi, de 35 años, conocido por sus “vínculos con el movimiento salafista”, que reagrupa a los musulmanes sunitas radicales. 
Salhi fue investigado en 2006 y vigilado por los servicios de inteligencia franceses, aunque su investigación “no fue renovada” en 2008.
Horas después, un segundo hombre fue arrestado después de que se avistara su vehículo “haciendo idas y vueltas sospechosas en los alrededores del complejo” donde se produjo el ataque, informó una fuente cercana al caso. 
El domicilio de este segundo detenido fue registrado pero no se pudieron establecer vínculos formales entre éste y el ataque, según la fuente.
El presidente francés François Hollande denunció desde Bruselas un “ataque de naturaleza terrorista cometido por una persona, quizá acompañada de otra”. Hollande regresó a París para celebrar un Consejo de defensa convocado en la tarde del viernes en el Elíseo.
Mencionando “un vehículo conducido por una persona, quizá acompañada de otra”, el jefe del Estado declaró que “la intención (del ataque) no deja lugar a dudas. Es provocar una explosión”.
“Según los primeros elementos de la investigación, uno o varios individuos, a bordo de un vehículo entraron en la fábrica. Entonces se produjo una explosión”, informó una fuente cercana al caso. Tras esta explosión los gendarmes se desplazaron a este lugar clasificado como sensible y descubrieron el cuerpo decapitado. 
– Refuerzan vigilancia –
Un primer balance daba cuenta de un muerto -el hombre decapitado- y de dos heridos leves. El cuerpo de la víctima “fue encontrado cerca de la fábrica pero no sabemos todavía si fue transportado hasta allí o no”, destacó la misma fuente.
El primer ministro Manuel Valls ordenó una “vigilancia reforzada” en todos los sitios sensibles de la región de Lyon, segunda ciudad de Francia, que alberga numerosos sitios industriales. 
La fiscalía antiterrorista ha abierto una investigación al respecto.
La presidenta del partido de ultraderecha Frente Nacional, Marine Le Pen, pidió que “inmediatamente” se tomen “medidas firmes y fuertes” para “abatir al islamismo” mientras que el presidente del partido de la oposición Los Republicanos, Nicolas Sarkozy, reclamó un aumento del nivel de vigilancia.
El atentado se produjo casi seis meses después que tres yihadistas atacaran la sede del semanario satírico Charlie Hebdo, un supermercado kósher y a policías de la ciudad, dejando 17 muertos en París entre el 7 y el 9 de enero.
Desde entonces, el gobierno ha puesto en marcha un drástico plan de vigilancia antiterrorista y el ministro de Interior ha repetido en varias ocasiones que la amenaza en Francia seguía siendo “muy elevada”.