Viernes, 9 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Importantes restos arqueológicos y de la guerra del Pacífico se encuentran en Morro Solar

Publicado el 30/06/15

Lima, jun. 30. El Morro Solar de Chorrillos es conocido como escenario de una de las batallas más importante de la era republicana durante la Guerra con Chile. Guarda también restos arqueológicos prehispánicos.

A un paso de la Costa Verde, una amplia área de más de 400 hectáreas que se extiende por el Morro Solar y sus faldas goza de la condición de Monumento Cultural de la Nación.
En ella hay vestigios de presencia humana desde épocas muy tempranas, además de ser el campo de una de las batallas más sangrientas de la Guerra del Pacífico (batalla de San Juan y Chorrillos, 13 de enero de 1881). Hace pocas semanas, parte del terreno sufrió un intento de invasión, lo que recordó la necesidad de proteger este espacio.
La arqueóloga Yanina Vargas, del Ministerio de Cultura, explica a la agencia de noticias Andina que la ocupación principal del período prehispánico es la del complejo de Armatambo. Este se ubica en la ladera oriental del Morro Solar y fue ocupado desde el intermedio tardío por la cultura Ychma y, posteriormente, por los incas.
Cruce de caminos
De acuerdo con Vargas, Armatambo tenía relación con el santuario de Pachacámac. Investigadores como María Rostworowski han afirmado que este es uno de los principales asentamientos de la cultura Ychma.
Armatambo estaba dividido por varios complejos que cumplían diferentes funciones. Los principales que aún quedan visibles son los conocidos como Huaca San Pedro, Huaca Los Laureles, Marcavilca, Cruz de Armatambo, Ministerio de Salud y Virgen del Morro.
Estos estaban unidos por caminos principales y secundarios. Según Vargas, un ramal del Qhapaq Ñan llegaba desde Pachacámac hasta este lugar.
A decir de la arqueóloga Luisa Díaz, investigadora de la zona, Armatambo jugó un rol geopolítico importante, ya que era el puerto más cercano al santuario que podía ser utilizado por embarcaciones de mayor tamaño. En Armatambo se pueden apreciar dos tipos de arquitectura: la ychma y la inca, que dominaron a los primeros a fines del siglo XV.
Morro del Solar
En la parte más alta de la Huaca Cruz de Armatambo se ubica, como su nombre sugiere, una cruz de camino moderna. Como era costumbre en la época colonial, se colocaban sobre edificaciones prehispánicas como una forma de enfatizar la presencia cristiana.
La primera habrá sido puesta cuando este amplio terreno fue dado al encomendero Antonio del Solar, en los albores del virreinato. El monte escarpado comenzó a llamarse en su honor Del Solar, pero con el paso de los años perdió el ‘del’.
Batalla de las milicias
Aquí también se produjo, como señalábamos líneas arriba, una de las batallas más importantes y crueles de la Guerra con Chile. En este lugar se emplazaron miles de soldados peruanos listos para defender la ciudad del avance chileno.
La historiadora Deolinda Villa Esteves, del Ministerio de Cultura, indica a El Peruano que se calcula en 6,000 las bajas nacionales y similar número para el bando rival, que se produjeron ese 13 de enero de 1881. Refiere que se combatió desde muy temprano por la mañana hasta las cuatro de la tarde.
Las fuerzas peruanas estaban conformadas por veteranos de batallas, como las de Arica, pero también de civiles deseosos de defender a la Patria. “También es conocida como batalla de las milicias”, apunta, recordando que muchos contingentes eran armados por gente de recursos que llegaron de distintas partes del país para esta fecha decisiva.
Según explica, la idea de mantener esta área como intangible es similar a como en otras latitudes se conserva los lugares donde se disputaron roces bélicos importantes, recordando a quienes ofrendaron su vida. Un ejemplo que da es el del morro de Arica. La especialista manifestó que aún es posible encontrar restos de esta batalla en la arena.
Peregrinación patriótica
Aunque oficialmente se consideró área intangible al Morro Solar en 1977, y Monumento Histórico de la Nación en 1986, el carácter especial de este espacio geográfico surgió de forma espontánea casi con la batalla de 1881.
Según cuenta la historiadora Deolinda Villa, al año de sucedido el choque de fuerzas peruano-chilenas, arribaron de todo el país deudos de los fallecidos en estas laderas.
La peregrinación continuó por algunas décadas y se institucionalizó. Tal fue el carácter popular de esta manifestación que llegado el siglo XX se financió la construcción de una capilla dedicada a la Virgen, con la que se sacralizó el espacio.
No obstante, en la década de 1920 se recogieron numerosos restos de combatientes y se llevaron a osarios en Chorrillos y Miraflores. Poco a poco, los deudos dejaron de llegar.
Sin embargo, la memoria de los que aquí combatieron sigue presente. Los cadetes de la Escuela Militar, cuando hacen sus ejercicios de rutina y pasan por el monumento al Soldado Desconocido, le realizan un respetuoso saludo.
datos
Los conjuntos arquitectónicos prehispánicos del Morro Solar habrían tenido funciones de carácter residencial, administrativo y religioso, no precisables por la pérdida de evidencias sobre ello.
Dichas construcciones fueron remodeladas y transformadas arquitectónicamente durante el intermedio tardío e inca. Dentro de estas reutilizaciones del período inca habrían existido cementerios.
Cifra
7.48 kilómetros cuadrados ocupa el morro solar de Lima.