Domingo, 4 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Grecia anuncia que podría modificar oferta para lograr pago deuda

Publicado el 20/06/15

Atenas, jun. 20. Los responsables europeos pidieron a Atenas que hiciera nuevas propuestas antes de la cumbre del lunes en Bruselas, y el ministro de Estado griego. Alekos Flamburaris, sugirió este sábado que el gobierno podría modificar la oferta, con la finalidad de retomar el diálogo y acercar posturas.

Flamburaris, mencionó varias opciones para ahorrar unos centenares de millones de euros adicionales: acelerar la supresión de las prejubilaciones, una idea que el gobierno parece haber aceptado, y bajar el umbral impositivo de los beneficios de las empresas.
“Vamos a llevarles medidas que cubran la diferencia (entre las estimaciones de los acreedores y las de Grecia respecto a las necesidades financieras del país)”, prosiguió el ministro en una entrevista con el canal de televisión Mega.
“Pero verán que no aceptarán la flexibilización presupuestaria ni nuestra propuesta sobre la deuda”, añadió.
Ambos puntos son las condiciones fijadas por Atenas para firmar un acuerdo con los acreedores -Unión Europea (UE), Banco Central Europeo (BCE) y Fondo Monetario Internacional (FMI)- y que estos últimos suministren a Grecia 7,200 millones de euros, el último tramo del segundo rescate financiero al país.
Flamburaris no descartó una conversación telefónica entre el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en las próximas horas.
Tsipras regresará a Atenas este sábado, tras un viaje a Rusia que mantuvo a pesar de la efervescencia en torno a su país y las advertencias de Bruselas y Washington.
Ante una situación “crítica”, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, instó el viernes a Grecia a encontrar un acuerdo con sus acreedores para evitar “ir derecho hacia una suspensión de pagos”.
La Casa Blanca también pidió que se encuentre urgentemente un compromiso sobre “un programa de reformas creíbles”.
La cita del lunes será una de las últimas ocasiones para hallar un acuerdo antes del 30 de junio, fecha en la que Grecia debe abonar unos 1,500 millones de euros al FMI para evitar un impago de consecuencias imprevisibles, que podría provocar su salida de la zona euro.
Silencio
La situación parece preocupar a los ahorristas que aceleraron su retirada de dinero de los bancos en los últimos días, obligando al BCE a subir su techo de financiación de emergencia para los bancos griegos por segunda vez en una semana.
Tsipras, que nunca ocultó su intención de que el acuerdo se negociara directamente entre jefes de Estado y no entre equipos técnicos, deberá convencer a sus socios en la cumbre extraordinaria del lunes.
Varios responsables europeos avisaron de que esa reunión sería vana si Grecia no presenta nuevas propuestas, tras el fracaso de un enésimo encuentro del Eurogrupo el pasado jueves.
“Necesitamos una forma de propuesta sobre la mesa para la cumbre”, insistió el ministro finlandés, Alexander Stubb, que repitió que “la pelota está en el tejado de Grecia”.
La canciller alemana, Angela Merkel, abundó en la misma idea, asegurando que la cita sólo será “consultiva” si no “hay base para un acuerdo”, con nuevas concesiones de Atenas.
Grecia, que considera que ya ha hecho demasiados sacrificios y que ha presentado una lista coherente de propuestas con reducciones de gastos, subidas de ingresos y reformas estructurales, no esconde su decepción ante el poco interés que suscitan sus medidas para sus interlocutores.
El ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, describía así la reunión del Eurogrupo del jueves: “mi presentación fue acogida por un silencio ensordecedor (…) todas las demás intervenciones ignoraron nuestras propuestas y reiteraron la frustración de los ministros sobre el hecho de que Grecia no tenía… ninguna propuesta”, escribe en una tribuna para el diario Irish Times.