Viernes, 2 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Comunidades de Ancash apuestan por desarrollo de agroturismo en el parque nacional Huascarán

Publicado el 30/06/15

El agroturismo es la nueva apuesta de desarrollo sostenible con conservación que vienen trabajando de manera conjunta el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado-SERNANP y la Mancomunidad de la Zona Konchucos, para la promoción de la actividad turística rural en el Parque Nacional Huascarán.

A esta iniciativa denominada “Yakunaani, la ruta del agua blanca” se vienen integrando diversas provincias y distritos de la región Áncash. Este es el caso de las provincias de Asunción, Carlos Fermín Fitzcarrald y Huari, cuyas autoridades ratificaron su respaldo para la continuidad del proceso de gestión y desarrollo de este programa mediante el cual se plantean alternativas socio-económicas que permitan sustituir actividades que generen algún tipo de impacto en los ecosistemas del área protegida como el pastoreo de ganado vacuno y/o equino.

Durante las celebraciones por el 32 aniversario de la provincia Carlos Fermín Fitzcarrald, el SERNANP presentó las experiencias pilotos de esta iniciativa entre las que destacan el retiro voluntario de ganado por parte de la comunidad campesina Santa Cruz de Cochas-Patarcocha de la zona de quebrada Patarcocha, reemplazando la actividad de pastoreo por la crianza de camélidos sudamericanos, alternativa que permitirá recuperar los ecosistemas de bofedales.

El evento se realizó en la laguna Huachucocha en una ceremonia en la que se hicieron presentes una engalanada tropilla de llamas cargueras que recorrió un tramo del Camino Inca, seguida por las danzas tradicionales más representativas del distrito de San Luis. La actividad contó con la participación del congresista Modesto Julca Jara y los alcaldes de los distritos de Huari, San Nicolás y Carlos Fermín Fitzcarrald.

Este proyecto está dirigido a los comités de Usuarios de Pastos Naturales y las Asociaciones de Turismo Rural, articuladas por la red de caminos inca y la Cordillera Blanca, quienes requieren de alternativas agro-turísticas y socio-económicas responsables, que respondan a las expectativas de desarrollo local de las comunidades y poblaciones colindantes con el Parque Nacional Huascarán, desde un enfoque de conservación.