Sábado, 3 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Manuel Burga niega haber recibido coima de un millón y medio de dólares

Publicado el 28/05/15

Lima, may. 28. El expresidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), Manuel Burga, negó haber recibido sobornos por ceder los derechos de las próximas cuatro copas América a la empresa Datisa, en el mayor escándalo de corrupción que afecta a la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

El expediente de la justicia de Estados Unidos señala que diez presidentes de federaciones de fútbol de Sudamérica habrían recibido 1,5 millones de dólares como sobornos por ceder derechos de la Copa América, señalan diversas publicaciones.
Burga dijo que la Conmebol y la FIFA han decidido emitir comunicados oficiales sobre este caso y han pedido a los dirigentes no hacer pronunciamientos personales.
“Pero eso sí, niego tajantemente haber recibido 1,5 millones de dólares como coima. No fue así”, asevera Burga en declaraciones difundida por el diario el Comercio.
En estos días la FPF está haciendo una auditoría a Manuel Burga, y tras estos casos, Edwin Oviedo, actual presidente del máximo ente del fútbol peruano, aseguró que pedirá se agilice este proceso.
Según la acusación, la empresa Datisa, fundada en 2013, obtuvo los derechos comerciales exclusivos para transmitir la Copa América del 2015, 2019 y 2023, así como la Copa América Centenario que se efectuará el 2016 en Estados Unidos.
Según el documento que tiene en sus manos el Departamento de Justicia de EEUU, para lograr ese objetivo Datisa desembolsó fuertes sumas de dinero en sobornos.
“(Datisa) acordó pagar US$100 millones en sobornos a funcionarios de la Conmebol, que eran funcionarios de la FIFA, a cambio del contrato de la Copa América (acordado en) 2013: US$20 millones por la firma del contrato y US$20 millones por cada una de las cuatro ediciones del torneo”, según el documento publicado por la prensa.
El Departamento de Justicia especificó que cada pago de US$20 millones se dividía en US$3 millones para el presidente de la Conmebol, tres para el presidente de la asociación de Brasil y tres millones para el jefe de la asociación de Argentina.
La denuncia también señala como implicados al uruguayo Eugenio Figueredo (ex vicepresidente de la Conmebol), el venezolano Rafael Esquivel (presidente de la federación de su país), el paraguayo Nicolás Leoz (ex presidente de la Conmebol) y el brasileño José María Marín (ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol).