Viernes, 9 de Diciembre del 2016


Pe|Prom|grati days|1|728x90

‘Carol’ y ‘Sicario’ se destacan en un Festival de Cannes

Publicado el 20/05/15

Pasado el ecuador de la 68 edición de Cannes, tres películas se destacan en la carrera por la Palma de Oro: Carol, Sicario y El hijo de Saul, aunque la que realmente ha subyugado en el festival ha sido Inside Out, con su animación tierna y cerebral. En el séptimo día del festival y con cinco jornadas y aún muchas películas por delante, la brillante e inteligente animación de Pixar ha sido sin duda la reina de una semana en la que ha habido bastante buen cine pero poco excepcional y en la que el desmadre de Mad Max cubrió la cuota de superproducciones en Cannes.

Pero fueron Pete Docter y John Lasseter con Inside Out los que arrancaron la primera gran ovación en un Cannes que hasta ahora ha generado más atención en sus películas fuera de competición. Junto a Mad Max, con la presencia en Cannes de la espectacular Charlize Theron y el serio Tom Hardy, e Inside Out, lo último de Woody Allen, Irrational Man, con Emma Stone y Joaquin Phoenix, y el documental Amy, sobre la compleja vida de la fallecida cantante británica Amy Winehouse, han sido las películas más comentadas.

Y dentro de la sección oficial, la que ha concitado mayores aplausos ha sido Carol, de Todd Haynes, con unas brillantes interpretaciones de Cate Blanchett y Rooney Mara, que protagonizan una historia de amor entre dos mujeres en el Nueva York de los años cincuenta. La sutileza y la belleza con la que está contada la relación ha situado a la película de Haynes, un director que cuenta con títulos de peso como I’m not there, Lejos del cielo o Velvet Goldmine, pero que le falta el respaldo que supondría la Palma de Oro de Cannes o un Óscar.

Otra de las películas que más ha gustado ha sido El hijo de Saul, una durísima historia, ópera prima del húngaro László Nemes —ayudante de dirección de Bela Tarr—, que cuenta la historia de los hombres que, en el campo de concentración de Auschwitz, pertenecían a un comando especial dedicado a limpiar las trazas del exterminio de los judíos. Una película que conmovió por su historia y por la especial forma de narrar, sin mostrar lo más cruento de los hechos.

El canadiense Denis Villeneuve también ha llegado a Cannes con una película potente y muy bien narrada, sobre la violencia y el tráfico de drogas en la frontera entre Estados Unidos y México, con unos imponentes Benicio del Toro, Emily Blunt y Josh Brolin. Y el griego Yorgos Lanthimos ha gustado bastante con una propuesta tan original como suele. The Lobster se desarrolla en un mundo en el que es imposible vivir solo dentro de la sociedad y en el que una persona, si no logra pareja, se transforma en un animal.Colin Farrell, Rachel Weisz o Léa Seydoux son algunos de los protagonistas de una historia original y que invita a la reflexión.

Mientras que el italiano Nanni Moretti busca su segunda Palma de Oro -la primera fue en 2001 por La habitación del hijo- con Mia Madre, una película que decidió hacer tras la muerte de su madre y que refleja el miedo y el dolor ante un hecho inevitable. También de la muerte de una madre, aunque más de las consecuencias de una familia, es Louder than Bombs, del noruego Joachim Trier, con una destacable dirección para una historia poco original.

Lo mismo que le ocurre a Notre petite soeur, del japonés Hirokazu Kore-Eda, que continúa con sus análisis de la familia en una historia tierna y sencilla que no alcanza las cotas de sus filmes precedentes. Mucho más original y con la prensa dividida, Il racconto dei racconti, de Matteo Garrone, una moderna y original versión de cuentos clásicos del siglo XVI, con una estética muy cuidada, un proyecto que el realizador calificó de “muy ambicioso y bastante inconsciente”. Y recepción fría para las tres películas que se han presentado hasta el momento en competición: La loi du marché, de Stéphane Brizé; Mon Roi, de Maiwenn, y Marguerite & Julien, de Valérie Donzelli. Aunque el único abucheo se lo ha llevado The Sea of Trees”, una película que pretende ser espiritual y se queda en la anécdota, de Gus Van Sant y con Matthew McConaughey y Naomi Watts. El domingo se entregan los premios, entre ellos la preciada Palma de Oro, pero aún quedan algunos de los títulos más esperados del festival: Youth, de Paolo Sorrentino; Dheepan, de Jacques Audiard; el Macbeth con Michael Fassbender y Marion Cotillard, o Chronic, del mexicano Michel Franco, la única presencia hispana en la competición.