Lunes, 24 de Septiembre del 2018
turismo


Inauguración de “Red Burdell” pinturas de Luis Angulo

Publicado el 20/02/15

Galería ICPNA Miraflores (Av. Angamos Oeste 120)

Inauguración: Jueves 26 de febrero a las 7:00 p.m.

Hasta el 29 de marzo

 

Exposición pictórica que reúne la producción reciente de este importante artista, la cual plasma sus vivencias en sus tres viajes a  China y su paso por ciudades como  Shangai, Hong Kong, Pekín, Senzhen,  Cantón y Macau  a donde viajó para participar en el Tercer Festival de la Cultura de América Latina (2014).

En “Red Burdell” Angulo presenta doce cuadros de gran formato elaborados bajo la influencia del expresionismo abstracto y el manga “digamos que es la primera vez  que se ve  un manga  expresionista empleando colores intensos como azul, rojo, negro y dorado. Las pinturas están intervenidas con imágenes de mujeres asiáticas,  como diosas del misticismo y la cultura china cautivadora y seductora, mágica y embriagante” comenta el artista.

La muestra se inaugura el jueves 26 de febrero a las 7:00 p.m. en la Galería ICPNA Miraflores (Av. Angamos Oeste 120) y estará en exhibición hasta el 29 de marzo. El horario de visita es de martes a domingo de 11 a.m. a 8:00 p.m.

Sobre el artista

Luis Angulo realizó estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú. Su primera individual Paisaje urbano, en la Galería ICPNA Lima, la realizó en el año 1994 cuando aún era estudiante de segundo año; muestra que fue bien recibida por la crítica. Le siguieron las exposiciones individuales: Intervalos de sentimientos, Galería ICPNA Lima (1995); Valeria y los arlequines azules, Galería ICPNA Miraflores (1998); Purificación, Galería C.C. El Suche (2005); Lima Tradicional en las Américas, Galería de la Universidad de las Américas (2007); Diario de viaje, Galería de Arte de la Escuela Nacional de Bellas Artes del Cuzco (2007), Depresión Urbana, Galería ICPNA Miraflores (2012), BLUE BUDA  Centro de convenciones  de UNESCO en Macau, China (junio, 2014).

Ha sido invitado a participar en numerosas exposiciones colectivas tanto en el Perú como en el extranjero, entre las cuales destacan: Dridan Fine Arts – Mc Laren Vale Fleurieu Península South Australia (2002); Pacific  Design Center, City of West Hollywood (2004); Beverly Hills Art Festival, Santa Mónica (2004); Exposición “Las Guadalupanas” México, D.F. (2006); Beverly Hills Art Festival, California (2004); y en el Boulevard Plaza sur, ASIADECOR (2005 y 2006).

Ha sido merecedor de distintos reconocimientos: Primera Mención en el concurso Mitchell (1997), Segundo Puesto en los concursos “Una mirada a Magdalena” (1995) y “Premio Paisaje Urbano ENSABAP” (1997); Tercer Puesto en el XXX Concurso Nacional de Pintura Michell y Cía. (2000); Mención Honrosa en el IX Salón Nacional de Pintura ICPNA (2001). Seleccionado para exponer en la Bienal Fleurieu, Australia (2002), Segunda mención en el Concurso de Pintura de pintura rápida Checacupe-Cusco (2013). Sus obras forman parte de colecciones privadas tanto en el Perú como en el extranjero.

BURDEL 2

DESTRUCCIÓN Y RECONSTRUCCIÓN

En Luis Angulo se da la conjunción de una profunda pasión por la vida y una vocación artística como forma de expresar su disposición íntima. Treinta años de actividad artística han sido también de aventuras por Europa, Asia y Norteamérica, lugares donde ha realizado una búsqueda permanente del hombre y el paisaje.

Ese ir hacia adelante es el don que nos ofrece cada uno de sus cuadros, en los que ha volcado esa plenitud de vida que preservan los espíritus libres, aventureros y bohemios, que no tiene límites. Pero este artista también sabe enrumbarse hacia el deber, entonces se recoge y plasma con el sentimiento la destrucción y la soledad del ser humano rodeado de las amenazas de un mundo signado por la violencia.

En su pintura el mundo cotidiano cobra una fuerza expresiva y lumínica que lo eleva al plano de la imaginación. Ofrece una imagen del caos y la destrucción cuyo efecto visual rebasa las limitaciones del lienzo. Angulo trabaja el motivo de la destrucción con pinceladas agresivas, sueltas y en muchas direcciones a través de las cuales es posible percibir el dibujo latente y avasallante, el colorido audaz e imaginativo.

En estas composiciones aparece la figura femenina, que no es un mero estereotipo ni una simple caricatura, sino seres que concentran varios sentimientos: erotismo, tristeza, soledad en medio del caos y la destrucción. Frente a ellas nos sentimos obligados a establecer una relación que nos hará reflexionar sobre la condición humana.

En su composición la abstracción abre paso a la figuración y a la exaltación lumínica de los cuerpos. Con trazos nerviosos y líneas caóticas logra traducir la violencia, al mismo tiempo que pinceladas punzantes cortantes atraviesan los cuerpos entre grafismos del alfabeto chino y anuncios de la propaganda popular limeña.

Un variado e intenso recorrido de exposiciones en el Perú y en el extranjero respaldan a Luis Angulo. Su trabajo registra una búsqueda temática en las viejas construcciones derruidas, a las que somete a un tratamiento pictórico que al tiempo que las extrae del contenido que su ornamentación reclama, remite a una pintura como un hecho esencial.

Angulo, frente a viejas habitaciones postergadas, se plantea un dilema y procede a desmantelarlas, clausura puertas y tapia ventanas, destruye paredes volviéndolas insoportables. En un sitio como ese, descarnado y mudo, una mujer que no suelta ningún secreto ni revela salida alguna, una prostituta sensual y enigmática, deliberadamente bella como el fantasma de nuestros sueños, está presente en sus cuadros. No son simples caricaturas sino personas encerradas que trasuntan tristeza, soledad y una cierta indiferencia. Frente a ellas nos vemos obligados a establecer una relación que trasciende la del simple reconocimiento a una actitud de reflexión sobre la miseria y soledad del hombre.

Si consideramos el itinerario de Luis Angulo constataremos de inmediato, a pesar de inevitables vías transversales, por no decir rupturas, la homogeneidad de su curso. Verificamos en él los tópicos, el gusto por la materia cargada con sus colores amarillos, rojos y azules; los contrastes del blanco y negro; su composición suelta, directa y la justa dosis de una luz que emana del interior del cuadro.

BURDEL 3