Lunes, 25 de Septiembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Papa Francisco rompe record en Asia

Publicado el 18/01/15

El papa Francisco reunió hoy a seis millones de personas bajo la lluvia en Manila, un récord mundial para una misa papal, en la que envió un poderoso mensaje a los pobres al final de su gira por Asia. “Tenemos seis millones” de personas, anunció el presidente de la Autoridad de Desarrollo de Manila, Francis Tolentino. De esta forma, la participación superó el último récord, registrado también en Filipinas en 1995 para una misa del papa Juan Pablo II, a la que acudieron cinco millones.

En su homilía, el Papa evocó al Santo Niño (Jesús), muy venerado en Filipinas. “Que el Santo Niño pueda continuar bendiciendo a Filipinas y apoyando a los cristianos de esta gran nación en su vocación de ser testigos y misionarios de la alegría del Evangelio en Asia y todo el mundo”, dijo ante la muchedumbre. “Filipinas es el principal país católico en Asia. Es un don de Dios, una bendición, pero también una vocación. Los filipinos fueron llamados a ser misioneros de la fe en Asia”, añadió.
También habló contra la “pobreza, la ignorancia y la corrupción”, un tema al que ha recurrido con frecuencia durante su visita a Filipinas. Alrededor de 25 millones de filipinos, es decir, un cuarto de la población, vive con 60 centavos al día o menos, según datos oficiales. A pesar de la lluvia, miles de personas empezaron a reunirse horas antes de que Francisco, de 78 años, llegara a un parque junto a la bahía de Manila a bordo de un papamóvil en forma de “jeepney”, los famosos minibuses filipinos.
Vestido con un impermeable amarillo, el papa sonrió y saludó a los presentes y se detuvo varias veces para besar a los bebés que le acercaban. Luego llegó al estrado para una misa de unas dos horas. Filipinas es el principal bastión católico en Asia, donde 80% de los 100 millones de habitantes del país, una antigua colonia española, practican un catolicismo ferviente. También se trata de la cuarta visita de un papa a Filipinas, donde los pontífices han sido siempre acogidos con un fervor extraordinario.
Para la llegada de Francisco las autoridades filipinas han puesto en marcha un enorme dispositivo de seguridad con cerca de 40.000 soldados y policías desplegados en la zona.
(FIN) AFP/ INT