Domingo, 19 de Noviembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Celac cierra cumbre con abanico de acuerdos desde Cuba hasta cambio climático

Publicado el 29/01/15

Belén, ene. 29. Los gobernantes latinoamericanos y caribeños cierran este jueves dos días de reuniones en Costa Rica con una batería de acuerdos que van desde un espaldarazo a las negociaciones entre Cuba y Estados Unidos, hasta las acciones conjuntas para frenar el cambio climático y la pobreza.

La III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) cerrará con un encuentro privado entre los 33 mandatarios o sus representantes, antes de emitir un acuerdo político de más de 90 puntos y 25 declaraciones especiales sobre temas diversos, incluido Cuba.
Aunque Costa Rica planteó el combate a la pobreza como el eje de la cita celebrada en Belén, a 15 km de San José, el tema dominante en un maratón de discursos que se extendió a lo largo del miércoles fue la reaproximación entre La Habana y Washington, y los llamados a que Estados Unidos levante el bloqueo que mantiene desde 1962 contra Cuba.
“Queremos expresar nuestra gran satisfacción por el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, que esperamos se materialice con el fin del bloqueo a Cuba y haya una normalización plena de sus relaciones”, manifestó la presidenta chilena, Michelle Bachelet, frente al plenario de la cumbre.
Ante sus colegas de la Celac, el presidente cubano, Raúl Castro, insistió en la necesidad de levantar el bloqueo como paso imprescindible para llegar a normalizar las relaciones, al informar sobre las negociaciones de alto nivel que comenzaron la semana pasada en La Habana.
“El restablecimiento de relaciones diplomáticas es el inicio de un proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales, pero ésta (normalización) no será posible mientras exista el bloqueo”, dijo Castro.
Consensos
El consenso sobre Cuba entre la treintena de líderes que se pronunciaron en la cita de la Celac quedará plasmado en una declaración que da un espaldarazo a Castro y a su colega estadounidense Barack Obama para avanzar hacia el restablecimiento de relaciones diplomáticas.
En el tema central de la cita, el combate a la pobreza, los gobernantes se congratularon por haber logrado reducir el nivel de miseria, aunque insistieron en la necesidad de hacer más.
La brasileña Dilma Rousseff describió cómo los programas sociales en su país sacaron a 22 millones de personas de la pobreza y las incorporaron a una clase media pujante, mientras un ambicioso programa de vivienda permitió la construcción de 3 millones de casas para familias de bajos ingresos en los últimos seis años.
A su vez, el colombiano Juan Manuel Santos celebró que su país fue uno de los que más redujo la pobreza en 2013, pero insistió en que la región debe actuar más en bloque para avanzar más de la miseria.
La directora ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la mexicana Alicia Cárdenas, destacó que la región logró disminuir la desigualdad, mientras que la pobreza cayó de 48% en 2002 a 28% en 2012.
No obstante, advirtió que la región se estancó en ese nivel y no logró mayores reducciones en los dos últimos años.
Ante ello, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, quien este jueves asumirá la presidencia de la Celac, subrayó la necesidad de alcanzar “objetivos cuantificables” en el combate a la pobreza, y propuso que el bloque se plantee la meta de erradicar la miseria en un plazo determinado.
Si bien la cita concluyó con una proliferación de acuerdos que incluso el canciller costarricense, Manuel González, consideró excesivo, Correa anticipó que bajo la presidencia ecuatoriana la Celac se concentrará en una lista reducida de temas en los que el bloque pueda ofrecer resultados concretos.
La reducción de la pobreza, el aumento en la inversión en ciencia, tecnología e innovación y las acciones para frenar el cambio climático figuran entre las acciones prioritarias en las que Ecuador centrará su gestión.
Aunque la cita transcurrió en un clima generalmene cordial, tuvo un breve cruce de palabras entre el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, y el nicaragüense Daniel Ortega.
En las calles hubo un poco más de tumulto cuando simpatizantes y opositores al gobernante venezolano, Nicolás Maduro, intercambiaron empujones e insultos en una manifestación cerca de la Universidad de Costa Rica, en el este de San José, lejos de la sede del encuentro.