Jueves, 25 de Abril del 2019
turismo


ADEX: PAQUETE REACTIVADOR NO CUBRE EXPECTATIVAS DEL SECTOR EXPORTADOR

Publicado el 30/06/14

 

ADEX: PAQUETE REACTIVADOR NO CUBRE

EXPECTATIVAS DEL SECTOR EXPORTADOR

 

Dejemos de hacer cambios a medias para emprender una profunda reforma de segunda generación que dé a luz una infraestructura institucional sólida

 

Hasta la fecha y a juzgar por el proyecto de ley presentado al Congreso y los anuncios del ministro de Economía y Finanzas, Luis Miguel Castilla, el paquete de medidas reactivadoras no alcanzan a cubrir las expectativas del sector, opinó el presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Eduardo Amorrortu.

 

“Coincidimos con la opinión general respecto a que es muy positivo que el gobierno reconozca la existencia de trabas y sobrecostos generados por éste y que actúe en consecuencia haciendo las modificaciones anunciadas, sin embargo, lo que necesitamos es una apuesta más agresiva por el desarrollo integral del país, aplicando de manera extensiva y profunda los cambios que realmente se requieren en materia tributaria, laboral e institucional”, refirió.

 

A nuestro juicio, indicó, las reformas económicas que se emprendieron en la década de los 90 rindieron sus frutos permitiendo que creciéramos sostenidamente en la última década, pero esas reformas ya no son suficientes para hacernos crecer en esta nueva etapa post crisis internacional. “Necesitamos que se completen las reformas económicas, contar con las instituciones que nos permitan crecer y, a la vez, resolver nuestros problemas de desarrollo”, dijo.

 

El líder exportador refirió que en materia tributaria, por ejemplo, la consigna de recaudar o recaudar no representa ninguna estrategia de desarrollo. Se necesita un nuevo enfoque que privilegie la eficiencia económica y que comprometa la política tributaria con la formalización, la dinamización de las inversiones y la competitividad. Uno de los campos más críticos en materia tributaria es la fiscalización.

 

“Los fiscalizadores deben tener la autoridad para fiscalizar pero también la capacidad para entender las características de cada actividad económica y tampoco pueden actuar invariablemente  buscando de sancionar siempre a los fiscalizados; es necesario cambiar esta actitud y adicionalmente deben ser evaluados y saber que podrían ser sancionados si usan mal su poder discrecional”, enfatizó Amorrortu.

 

Añadió que si los grandes proyectos de inversión son frenados por trabas burocráticas y por sobrecostos, también se debe considerar las dificultades que enfrentan las inversiones medianas y pequeñas o las peripecias que enfrenta el exportador o importador a lo largo de todo el proceso del comercio exterior.

 

Medidas

En esa línea de ideas, ADEX presentó 8 medidas para hacer más ágil y facilitar los procesos tributarios concernientes a las exportaciones. Siete meses después de presentadas, recibimos hace pocos días una respuesta negativa a todas ellas, lo que es una clara indicación que no existe la disposición de hacer cambios a fondo, sino solo los necesarios para impactar a nivel de noticia pero no en la recuperación de la tasa de crecimiento del PBI.

 

“El gobierno ha tenido la intención de destrabar las inversiones desde el año pasado, sin embargo, las inversiones continuaron cayendo. Igualmente, la informalidad se mantiene alta, como una evidencia contundente de rechazo a las normas e instituciones actuales. Esta es una señal que las cirugías parciales no sirven”, refirió Amorrortu.

 

Aseveró que lo que se necesita es una reforma real del Estado, instituciones modernas, ágiles, con una verdadera comprensión de la competitividad; que acompañen toda iniciativa empresarial que genera empleo y bienestar en vez de perseguirla o entrampar su ejecución.

 

En materia laboral tampoco se tiene información definitiva de las reformas que se piensan hacer. Lamentablemente, los anuncios de reducción temporal de las multas no son una buena señal para el empresario ya que dan a entender que se sigue pensando que las normas dadas son buenas.

 

Lo cierto es que mientras no se hagan evaluaciones del impacto económico de leyes como la Salud y Seguridad en el Trabajo o el empleo de discapacitados, no se obtendrán resultados positivos para nadie.

 

“Solo vamos a dividir al país en un grupo de políticos con buenas intenciones, un grupo empresarial que se debate en el dilema del cierre o de la informalidad y una masa de trabajadores esperanzada en las buenas intenciones, pero que se frustra con malas leyes que no les aporta soluciones efectivas”, añadió.

 

Recordó que para crecer y desarrollarnos, conforme al objetivo que persigue el gobierno, la inversión y la exportación diversificada son dos factores claves. En tanto no se logren ambos objetivos creceremos poco y mal.

 

“El freno de las inversiones, el incremento de la inseguridad, los escándalos de corrupción, la informalidad y la ilegalidad; todos estos males tienen un denominador común: se llama debilidad institucional. Dejemos de hacer cambios a medias para emprender una profunda reforma de segunda generación que dé a luz una infraestructura institucional sólida”, finalizó.