Jueves, 14 de Diciembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Reflexion : Nuestra evolución

Publicado el 03/01/14

Podemos conocer el Camino en un momento determinado por intermedio de una charla, una lectura o una “revelación” pero una cosa es vislumbrarlo y otra muy diferente el caminar por él, porque ésto no es posible hacerlo de la noche a la mañana, porque es el trabajo que debemos hacer durante toda nuestra existencia, incluso después de la muerte en los mundos de estancia, porque ser perfectos como lo es nuestro Padre requiere de mucho más que de un deseo místico, porque “la perfección es nuestra meta eterna, no nuestro origen.” ya que con excepción del universo central, la perfección es un logro progresivo. En la creación central tenemos un modelo original de perfección, pero todos los otros reinos deben alcanzar esa perfección con los métodos establecidos para el progreso de esos particulares mundos o universos.”

Hay mucha gente religiosa pero muy pocas personas buscan la espiritualidad en el arduo trabajo de la evolución y perfeccionamiento de si mismos y por ellos mismos, en vez de buscar la perfección en los templos u obedeciendo al gurú o al contactado de turno, porque “los hombres no hallan al Supremo en forma repentina y espectacular como un terremoto abre abismos en las rocas, sino que lo encuentran lenta y pacientemente como un río que va desgastando quietamente su lecho.” Esto significa perseverancia y comprensión con nuestras propias debilidades, porque en nuestro caminar muchas veces sentiremos que nos faltan las fuerzas y nos sentiremos desilusionados por nuestras repetidas caídas, es entonces cuando debemos recordar que “el alma en evolución no se vuelve divina por lo que hace, sino por lo que trata de hacer “lo cual demuestra la inmensa comprensión y compasión de nuestro Padre porque para “entrar en el Reino, el motivo es el que cuenta. El Padre mira dentro del corazón de los hombres y juzga por sus deseos íntimos y sus intenciones sinceras.”
Jesús cayó tres veces camino al calvario, tal vez para demostrarnos con hechos materiales, que el camino no es fácil, porque El “bien sabía que a Dios tan sólo se le puede conocer por las realidades de la experiencia, no se le puede comprender nunca por la sola enseñanza de la mente.”1856 por éso no es posible buscar la evolución sin involucrar nuestra mente, nuestro corazón y nuestra voluntad en la búsqueda de la verdad, no en los templos ni en los libros sagrados, sino en nuestra propia vida cotidiana, porque detrás de cada prueba, de cada dificultad hay una tremenda oportunidad que debemos saber aprovechar en forma volitiva, pues “ninguna experiencia valiosa ocurre jamás en vano, ningún significado verdadero o valor real perece jamás.”
Nuestra evolución requiere de esfuerzo y voluntad, pero también necesita de tiempo pues “jamás en tu ascenso al Paraíso, te ganarás nada intentando impacientemente eludir el designio divino establecido mediante atajos, invenciones personales u otros artificios para facilitar el avance en el camino de la perfección, para la perfección y hacia la perfección eterna.”  y este tiempo que necesitamos para nuestra evolución personal, también lo necesita nuestra Urantia para que el Reino se manifiesta en ella. Muchos se desaniman con todo lo que ocurre en el mundo actualmente, donde aparentemente pareciera que el Mal está venciendo al Bien, pero olvidan que ” este nuevo reino es semejante a una semilla que crece en tierra fértil. No alcanza rápidamente su plena fructificación. Hay un intervalo de tiempo entre el establecimiento del reino en el alma del hombre y la hora en que el reino madura hasta llegar a su plena fructificación de la justicia perdurable y la salvación eterna. Y este reino que os declaro no es un gobierno de poder y abundancia. El reino del cielo no es asunto de comida y bebida sino más bien de una vida de rectitud progresiva y de creciente gozo en el servicio perfeccionador de mi Padre “
Sin embargo estas palabras no nos deben hacer pensar que el camino evolutivo es de sufrimiento y renunciamiento, porque en la medida que el ser humano se conecta con su Espíritu residente, la vida cambia y “cada día que vive, le resulta más fácil hacer lo que es recto.”1740 porque “la belleza del amor divino, una vez que entra plenamente en el corazón humano, destruye el deseo del pecado y el poder del mal.”2018 transformando la vida en algo diferente, porque todo lo que nos ocurre tiene un sentido, porque “la experiencia de una vida religiosa dinámica transforma al individuo mediocre en una personalidad de poder idealista. La religión sirve al progreso de todos porque fomenta el progreso de cada individuo, y el progreso de cada uno es aumentado por el logro de todos,porque el crecimiento espiritual está mutuamente estimulado por la asociación íntima con otros religiosos, porque la religión ennoblece la rutina común de la vida diaria.”
Trabajemos en nuestra evolución con verdadera espiritualidad, no caigamos en ninguna clase de excesos, libre de misticismos y también de intolerancias. Abramos nuestra mente, nuestro corazón y nuestro espíritu para recibir de buen grado todo lo nuevo que pueda producir un cambio en nosotros, porque de lo único que en verdad debemos cuidarnos es de la rutina, del temor y la impaciencia que nos inmovilizan porque ya sabemos que todo lo estático muere.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *