Domingo, 21 de Octubre del 2018
turismo


Llaman a mejorar los sistemas alimentarios frente al hambre

Publicado el 17/10/13

Roma, oct. 17 . La necesidad de mejores sistemas alimentarios para acabar con el hambre y la malnutrición en todo el mundo fue el principal mensaje en la celebración del Día Mundial de la Alimentación.

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) celebra junto con la efemérides, que se recuerda en 150 países, el aniversario de su fundación en 1945.

Coinciden ambas conmemoraciones con la divulgación, hace apenas unos días, de la cantidad de personas que pasan hambre en el mundo, ascendente a 842 millones con subalimentación crónica.

En un mensaje por el Día Mundial de la Alimentación el papa Francisco advirtió que “es un escándalo que todavía haya hambre y malnutrición en el mundo”.

 El Sumo Pontífice culpó al individualismo de haber creado una actitud de indiferencia, como si el hambre y la malnutrición fueran un hecho inevitable y puedan considerarse como algo normal, subrayó en el texto.

Sobre el tema que encabezó las actividades por la efemérides, centrado en los sistemas alimentarios, indicó que ve la necesidad de cambiar y renovar dichos mecanismos para añadir el valor de la solidaridad con los pobres.

El Papa llamó a eliminar las pérdidas y el desperdicio de alimentos, al recordar que alcanzan un tercio de la producción mundial.

 También el director de la FAO, José Graciano da Silva, llamó la atención sobre la imposibilidad de mejorar la nutrición sin seguridad alimentaria, ni alcanzar la seguridad alimentaria sin tener los sistemas alimentarios adecuados.

Al intervenir en la ceremonia en la sede de la FAO, a la que asistieron ministros, diplomáticos, responsables de organismos de la ONU y dignatarios, da Silva insistió en que a pesar de que se produce lo suficiente para todos, más de la mitad de la población mundial se ve afectada por un consumo de alimentos excesivo o demasiado bajo.

Explicó que los costos económicos del hambre son sorprendentes y pueden representar hasta un cinco por ciento de los ingresos mundiales, a través de la pérdida de productividad y los costos directos de atención sanitaria.

Da Silva destacó los enormes beneficios económicos que podrían resultar de la erradicación del hambre y la malnutrición, en tanto resaltó que 62 de los 128 países monitoreados por la FAO ya alcanzaron la meta de reducir el hambre a la mitad, uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

 Significó que el Día Mundial de la Alimentación es una oportunidad para adoptar herramientas y soluciones para avanzar hacia un mundo bien alimentado y sin hambre.