Sábado, 23 de Septiembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

Identifican 37 puntos con muy alta contaminación sonora en Lima

Publicado el 19/08/13

Lima, ago. 19 . Unos 37 puntos con muy alta contaminación sonora fueron identificados en Lima, en los que se supera el límite máximo de 70 decibeles y que exponen a las personas a estrés, problemas de sueño, agresividad y hasta una probable sordera, informaron hoy expertos del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA).

Este problema es generado por las bocinas de autos, micros y buses, así como el fuerte sonido de las construcciones, megáfonos, parlantes y otros.

 “El ruido excesivo ocasiona trastornos de sueño que luego causan fatiga y un mal rendimiento en el trabajo. También aumenta la agresividad y los dolores de cabeza”, anotaron.

En el caso de los niños, la contaminación auditiva reduce su capacidad de concentración y ello afecta su rendimiento escolar.

Según el estudio realizado por OEFA el 2010, uno de los lugares con mayor nivel de contaminación sonora se encuentra en el cruce de la avenida Abancay y el jirón Cusco, donde el nivel de ruido alcanza hasta 81.7 decibeles.

La plaza Bolognesi es otro punto de la ciudad que presenta un alto índice de contaminación sonora. Aquí los limeños deben soportar hasta 78.3 decibeles producidos por el tránsito vehicular.

También lo es la intersección de las avenidas Javier Prado y Petit Thouars, pues la congestión vehicular y el sonido de las bocinas alcanzan un nivel de 78.8 decibeles.

 Los expertos de OEFA sostuvieron que es fundamental no perder de vista elementos que nos son muy comunes en la vida diaria: los audífonos de celulares o reproductores de audio, cuyo uso constante, a niveles muy altos, puede ocasionar una sordera temprana.

“Lo recomendable es que se empleen a un nivel moderado o volumen medio”, subrayaron.

Los especialistas de OEFA recomendaron a las personas que exijan a los choferes de los vehículos de transporte público que bajen el volumen de la radio, que eviten tocar la bocina con insistencia, y hacer lo mismo con los ambulantes que perifonean utilizando parlantes que amplifican el audio.

 “Cuando las personas estén en casa o a solas también deben proteger su sistema auditivo bajando el volumen de sus audífonos y deben ayudar a los más jóvenes advirtiéndoles sobre las consecuencias de usar audífonos para escuchar música a todo volumen con el propósito de relajarse, sin saber que de esa forma perderán su capacidad auditiva muy pronto”, concluyó.