Miercoles, 20 de Septiembre del 2017
turismo


Pe|Prom|grati days|1|728x90

CRÓNICA: Gargamel nunca asustó a Los Pitufos – Atlético Madrid 1-0 Cristal

Publicado el 01/08/13

 

Cristal y su digna presentación ante un monstruo: Atlético de Madrid

Crónica: Luis Ángel Polín (@luchopolin)

La Copa Euroamericana nos permitió ver a un grande del fútbol del primer mundo. Atlético de Madrid, no solo venía a jugar este partido de preparación ante el último campeón peruano, también nos regalaría una lección de buen fútbol, el último campeón de la Copa del Rey se daba un paseo por Lima y después de ganarle a Sporting Cristal, celebraron con un Pisco Sour, seguramente consejo de Miguel Bossé. Cristal fue un rival que mostró buen fútbol, que aguanto muchas veces el balón en el medio campo y fue un digno rival para el equipo españo., Mucha gente acudió al Nacional y aunque perdió el equipo celeste, hoy se van satisfechos a su casa por ese juego vistoso y por la cantidad de estrellas en el equipo que dirige el Diego “El Cholo” Simeone, como son Martín Demichelis, Koke, Gabi, Arda Thuran, Diego Costa, este último goleador de  la última Copa del Rey, torneo en el país español donde juegan equipos hasta de tercera división

Los jugadores tomados en cuenta por Mosquera para este partido, parecía mostrar el juego típico de Sporting Cristal, es decir, la forma de juego  de los cerveceros en el campo, era hacer lo mismo que hacen en el torneo local, con un claro sistema de cuatro jugadores al fondo: Uribe, Ayr, Álvarez y Quina siempre mostrando a los laterales con algo de deficiencia en la salida, un poco más por el lado de Lalo Uribe, dos volantes centrales que era Cazulo y Lobatón, Renzo Sheput era el enganche acompañando a los extremos Junior Ross por izquierda y Calcaterra por derecha, Irven Ávila sería el sacrificado ante esa férrea y difícil zaga española, el cholito pelearía solo.

En el cuadro español que dirige el argentino Simeone, habían nombres de experiencia mezclado con algunos jóvenes, que se nota, darán la talla para los torneos en casa, como la Liga y la Copa del Rey y además de la Champions, que recordemos el Atlético consiguió clasificar directamente por quedar tercero en la competición de la famosa Liga de las estrellas. El belga Curtois para defender el arco, los laterales que siempre se proyectan apoyados por los centrales, Juanfran por derecha y el brasileño Filipi Luis por el sector izquierdo, los centrales el brasileño Joao Miranda y el argentino Demichelis que viene de una gran temporada en el Málaga español, en el mediocampo cuatro jugadores con funciones ofensivas pero también muy vivos para la recuperación como el capitán del equipo madridista Gabi que a sus treinta años muestra su alto nivel y experiencia al lado del portugués Tiago Mendes, el turco Arda Turan y el joven Koke Resurrección gran jugador polifuncional que ya se ha ganado un sitio en el titularato del equipo colchonero, arriba los delanteros, Raúl García jugando por detrás del punta que será el nuevo hombre gol ante la salida inminente de Radamel Falcao: el brasileño Diego Costa.

El partido siempre se dio para la superioridad del equipo europeo, el toque de balón y la técnica de jugadores como Koke y Gaby, quienes se mostraban sobre el campo brindando espectáculo de buen fútbol. Los dirigidos de Simeone tienen un patrón de juego, por momentos nos hacía recordar al Barcelona por el número de toques con precisión para pasar los tres cuartos de cancha. El juego ofensivo era con tanta presión que muchas veces llegaron hasta los centrales, pues en una de esas llegadas Filipi Luis encaro ante Álvarez y Uribe poniéndose mano a mano con Penny, un grande que jugaba a ritmo de entrenamiento por momentos, demostrando su experiencia europea, sin embargo, Cristal por momentos supo aguantar el vendaval de los “Colchoneros”, como siempre, el uruguayo Jorge Cazulo se mostró como un gran baluarte del equipo celeste, Calcaterra tampoco desentonó, más aun cuando hacia el relevo para que Carlos Lobatón juegue más suelto, un poco más adelantado; y en los minutos que estuvieron en el campo, Renzo Sheput y Junior Ross tuvieron alguna buena acción, el que si la tuvo muy difícil fue el “Cholito” Avila que poco pudo hacer ante la marca de defensas altos como el argentino Demichelis y Miranda, ambos pasan el metro ochenta de altura.

Y si hablamos de jugadores que marcaron diferencias en el partido de anoche, debemos mencionar a Diego Penny, el arquero estuvo en uno de sus mejores partidos, sacó muchas pelotas complicadas y su buen juego aéreo impidió que las cosas se le hicieran fáciles a jugadores que por arriba matan como lo es Diego Costa, que por algo fue el goleador de los madridistas en la Copa del Rey al igual que Radamel Falcao. El fútbol estuvo entretenido en la noche fría del remodelado José Díaz, hubo llegadas de ambos, pero obviamente las más claras fueron para los europeos. Los entrenadores hicieron variantes para refrescar a los jugadores, pero los sistemas permanecieron en ambos equipos, en Cristal ingresaron Joarzinho Arroe, William Chiroque, José Carlos Fernandez, Renzo Revoredo y el “flaco” Delgado, mientras que en el “Aleti” ingresaron Baptistao, Aquino, Lopez y el canterano Mario Suarez, este último marcó un golazo, de esos goles que solo vemos en los segmentos internacionales de los programas deportivos, acomodó bien para su derecha y con parte interna le dio efecto a la pelota que se metió en el ángulo superior izquierdo de Diego Penny, el “larguirucho” no pudo hacer esfuerzo alguno ante lo difícil de la trayectoria del balón, imposible de atajar.

El partido llegaría al final con ese resultado a favor de los españoles, un espectáculo con un Sporting Cristal que fue apoyado por la hinchada que se sumó en gran número al Nacional para esta Copa Euroamericana, así nomás no enfrentas a un monstruo de Europa. Definitivamente, el fútbol europeo está en otro nivel, pero además hablamos de un equipo que ganó la Copa del Rey, que le ganó al Chelsea una Copa Internacional y que clasificó directamente a la Champions League. Lo bueno y resaltante es que Cristal supo dar la talla ante un grande, y no fue el pitufo que corre delante de Gargamel.