Domingo, 27 de Mayo del 2018
turismo


El triunfo de Maduro

Publicado el 22/04/13

En las elecciones del domingo 14 el candidato chavista Nicolás Maduro se ha impuesto en Venezuela por un margen de alrededor de un 1,6% y menos de 300,000 votos de diferencia.

Para los bolivarianos esta es una razón más para celebrar pues por primera vez en su historia compitieron sin tener a su difunto caudillo histórico a la cabeza y han logrado ganar su quinta elección presidencial consecutiva asegurando que su régimen esté ahora facultado constitucionalmente a durar entre 14 a 20 años.

No obstante, la oposición se siente envalentonada pues en todos los anteriores comicios perdía con dos dígitos de diferencia y esta vez lo ha hecho con menos del 2%, al mismo tiempo que cuestiona los resultados y pide un recuento.

El 7 de Octubre Hugo Chávez derrotó en las presidenciales a Henrique Capriles por un margen de unos 11 puntos y 1.600.000 votos y luego en las elecciones regionales del 16 de diciembre su Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) venció en 20 de los 23 Estados.

Mientras Capriles desde las presidenciales pasadas de Octubre 2012 a hoy ha crecido de 6.591.304 a 7.270.403 votos y del 44,31% al 49,07% de los sufragios contabilizados, el PSUV retuvo el poder pero decreciendo de 8.191.132 a 7.505.338 a votos y del 55,07% al 50,66%. Esto implica que el chavismo sin Chávez se mantiene en palacio pero a costa de haber perdido casi 700.000 votos y 4,4 puntos porcentuales en tanto que Capriles subió casi 700.000 votos y más de 4,6 puntos porcentuales.

Capriles, este vez, no quiere reconocer los resultados oficiales, ha anunciado que no habrá pacto con la mentira y la corrupción y ha refirmado su caracterización de Maduro como presidente ilegitimo primero por haber supuestamente llegado a reemplazar a Chávez sin haber surgido de alguna elección o pasando por alto la constitución y hoy por que no habría ganado los comicios.

Los medios pro-Estados Unidos, como la BBC, hablan de un empate o que el derrotado Capriles es el ganador y el vencedor Maduro es el derrotado.

Con un caudal tan alto, Capriles reclama que Venezuela está dividida en dos y que es hora de que se escuchen los planteamientos de su mitad que pide el retiro de los asesores cubanos y una política exterior de menor confrontación con EE.UU. Él va a querer usar su fuerte votación (que le ha convertido en el primer antichavista en quedar a poca diferencia del oficialismo a nivel nacional) para consolidarse como líder de la oposición y presidenciable en la espera.

Capriles al cuestionar los resultados oficiales chantajea al nuevo gobierno amenazándolo con que se le tipifique interna e internacionalmente como ilegítimo y que ello le desestabilice o que le impide siguiendo haciendo reformas, presionándolo para que gire hacia la derecha con el objetivo de desafiarlo.

Maduro tratará de demostrar que Capriles es mal perdedor y que no acepta su llamado a la conciliación en tanto que lo importante para él es que el partido de futbol se haya ganado (aunque sea por penaltys o una minima diferencia). Rafael Caldera fue reelegido presidente venezolano en el período de 1993 a 1998 con un porcentaje inferior y Menem y Correa llegaron a la presidencia de Argentina y Ecuador habiendo sacado menos de un cuarto de los votos en la primera vuelta.

Esta ha sido la primera elección nacional en la que ha competido Maduro y, pese a haber triunfado por poco, él tratará de mostrar que es la quinta elección presidencial consecutiva que su movimiento bolivariano gana y que es un presidente legitimo y con iniciativas.